Alimentación saludable y equilibrada también en Navidad

Mantener una alimentación saludable sin renunciar a los productos típicos de estas fechas es posible, sólo es necesario seguir unos pequeños consejos que harán que las celebraciones no nos pasen factura.

Los Hospitales de Torrevieja y Vinalopó (Elche), aconsejan a sus pacientes no descuidar la alimentación en estas fechas. Mantener una alimentación saludable sin renunciar a los productos típicos de estas fechas es posible, sólo es necesario seguir unos pequeños consejos que harán que las celebraciones no nos pasen factura. Resulta fundamental mantener los hábitos de alimentación saludable, hacer ejercicio y tener un cierto “auto-control” a la hora de comer; 30 minutos de ejercicio diario son el complemento idóneo para que las celebraciones se conviertan en una experiencia gastronómica y social que no nos haga renunciar al cuidado de nuestra salud.

Preparar platos menos calóricos nos ayudará a comer más sano sin dejar de lado el sabor de los productos. Carmen Navarro, Nutricionista de los Departamentos de Salud de Torrevieja y Vinalopó, aconseja elaborar un menú más ligero compuesto por carnes magras (pavo y pollo sin piel, solomillo de ternera) o pescado, acompañado de guarniciones de verduras o patata, siempre cocinadas con poca grasa, cocidas o al vapor.

El marisco tan consumido en estas fechas puede convertirse en nuestro principal aliado. Muchas de las celebraciones realizadas en estas fechas tienen a langostinos, cigalas y crustáceos como miembros del menú. Estos alimentos bajos en calorías nos son de gran ayuda para poder disfrutar de las comidas y cenas, no obstante, siempre es recomendable un consumo moderado de los mismos combinados con verduras y frutas.

La nutricionista, Carmen Navarro, advierte de la importancia de empezar el día con un desayuno saludable, reduciendo las posibilidades de llegar con demasiada hambre a las comidas; no saltarse ninguna de las cinco comidas aconsejables diarias es una buena manera de comer de una manera variada y paulatina, sin renunciar a los alimentos de estas fechas.
Es importante planificar las fechas de “exceso”, dejándolas para los momentos más señalados como el 24 ó el 25 de diciembre. Debemos intentar recuperar nuestra alimentación saludable habitual, permitiéndonos ciertas concesiones en las fechas clave. Así, evitaremos que las navidades se conviertan en un continuo exceso perjudicial para nuestra salud.

¿Qué hacemos con los postres?

El elevado aporte calórico del alcohol puede jugarnos malas pasadas, por ello, los especialistas recomiendan su consumo moderado en estas fechas. El consumo en pequeñas cantidades de los postres navideños es una importante lección que debemos aprender, por ello, turrones, mazapanes y polvorenes han de consumirse con cierta contención. Así, combinar o sustituir estos tradicionales dulces por frutas como la piña o la papaya, favorecerá una mejor digestión y nos ayudarán a mantener nuestro bienestar.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: