Ars Creatio anunció los premios de su XVI Concurso infantil de cuentos

En la gala tuvo lugar el estreno de la obra ¡Menuda Odisea!, escrita y dirigida por José Manuel Pedrero. También se entregaron los libros a los ganadores de la pasada edición

Álbum, pinchando sobre la foto

Antonio Sala Buades

VÍDEO GALA: Pinchando AQUÍ

En la mañana de ayer domingo 8 de mayo, el Centro Cultural Virgen del Carmen acogió la gala en la que fueron anunciados los premios del decimosexto concurso infantil de cuentos, organizado como en cada edición por Ars Creatio, y entregados los libros que recogen los relatos ganadores de la anterior. Asistieron los concejales Ricardo Recuero,Diana Box, Sandra Sánchez y Andrés Antón, así como la gerente adjunta de Agamed, Gemma Cruz, que asimismo participaron en la entrega de obsequios a los autores galardonados, con la atenta y diligente colaboración de Paula Agudo Pellicer.

Emma Pérez Beviá, presentadora del acto y presidente del jurado, leyó el acta de éste (compuesto, además de la ya citada, por María Luisa Molina Gallego, Antonio Sala Buades, Germán Gutiérrez Gómez, Eliseo Pérez Gracia, Antonio Ruiz Hurtado y Josefina Nieto Gómez como secretaria), que acordó otorgar los siguientes premios de la decimosexta edición, la de este año 2022:

Emily Espinoza Pozdniakova (Acequión, segunda finalista) y Oskar Wlodarczyk (Acequión, primer premio), del primer ciclo de Primaria; Sofía Zapata Dimitrova (La Purísima, accésit), Loreto Hurtado Tejuelo (La Purísima, segunda finalista), Lola Santander Cabeza (Cuba, primera finalista) y Juan Coumas Tévar (La Purísima, primer premio), del segundo ciclo de Primaria; Amalia Berná Plysyuic (Cuba, accésit), Victoria Klim de Oliveira (La Purísima, segunda finalista), Juan Vicente Pujol Gradilone (Inmaculada Concepción, primer finalista) y Sofía Salinas Ortiz (La Purísima, primer premio), del tercer ciclo de Primaria; Selene Rivero Cano (Mediterráneo, accésit), Cristina Conesa Adomaityte (La Purísima, segunda finalista), Jaime Rodríguez Regis (Mediterráneo, primer finalista) y Leire Villava Redondo (Mare Nostrum, primer premio), del primer ciclo de Secundaria; Jessica Hambardzumyan Babayan (Mediterráneo, primera finalista) y Marta Martínez Panadero (Mediterráneo, primer premio), del segundo ciclo de Secundaria. Los galardonados recogieron un diploma y una mochila con el logotipo de Ars Creatio provista de material escolar.

Se procedió a continuación a la entrega de los libros con los cuentos premiados en la decimoquinta edición. Los recibieron —mencionados, por este orden, y con su centro escolar, los dos segundos premios y el primero de cada categoría—:

Nikodem Wlodarczyk (Acequión), Camila Mercedes Torrealba Alam (Salvador Ruso) y Ainara Prim Pérez (Virgen del Carmen), del primer ciclo de Primaria; Inés Céspedes Ballesta (Virgen del Carmen), Elena Manjón Arenas (Ciudad del Mar) y Mónica Selis (Habaneras), del segundo ciclo de Primaria; Khaira Djebbour Navarro (Amanecer), Leire Villava Redondo y Paula Munuera Martí (ambas del Cuba), del tercer ciclo de Primaria; Alfredo Fernández Posmag (La Purísima), Brianna Alexia Har (IES Mediterráneo) y María Juárez Javaloyes (La Purísima), del primer ciclo de Secundaria; Adrián Girón Valera (La Purísima), Héctor Villava Redondo (IES Mare Nostrum) e Inés Manzanaro González (La Purísima), del segundo ciclo de Secundaria.

En su intervención como presidente de Ars Creatio, Josefina Nieto agradeció su colaboración a Emma Pérez, así como a los colegios, los profesores y los padres en su labor de fomento de la literatura. Consideró que el premio mayor es el libro, pues, dadas las dificultades existentes hoy para publicar en papel impreso, nuestros jóvenes autores (entre 6 y 16 años) ya cuentan con sus nombres incluidos en un volumen que podrán conservar durante toda su vida. Por tal motivo, agradeció este regreso del patrocinio del libro al pueblo de Torrevieja, merced a la Concejalía de Educación y a la ayuda de AGAMED.

Tomó la palabra seguidamente el concejal de Educación, Ricardo Recuero, que agradeció a su vez a Ars Creatio su labor en pro de la cultura y contó una preciosa historia que animaba a dejar volar a los futuros adultos, como hizo un águila al serle cortada la rama en que se apoyaba.

“¡Menuda Odisea”!

Completando la matinal, se representó la obra infantil de teatro ¡Menuda Odisea! Para facilitar su seguimiento, una docta pareja de narradores pone en situación al público: Odiseo, rey de Ítaca, lleva diez años en paradero desconocido tras su marcha a la guerra de Troya, y la gente, que no tiene paciencia ninguna, ya empieza a dudar de su regreso. De modo que su esposa, la reina Penélope, cuya viudedad sigue a esas alturas pendiente de confirmación, se pasa el día, y las semanas, y los meses, quitándose de encima a cuantos aspiran a agilizar los trámites para una nueva boda. Uno de los doblemente pretendientes (del trono a la dama y de la dama al trono), Antínoo, con tropas amagadas, se muestra como el más decidido a terminar con tamañas ansiedades, pues al fin y al cabo en aquella época —no como en la actual— la bipretensión aún no constituía un medio de vida.

Levanta acta el observador, que no pierde ripio de cuanto acaece en el atribulado reino itacense. Su labor era muy valorada, y eso que entonces sólo podía efectuarse de cerca; tanto lo era que, con el tiempo, cuando la técnica consiguió observar de lejos, este personaje, con el prefijo adecuado, daría nombre al instrumento que lo permite: telescopio.

Demostrando que se trata de un relato mitológico, de repente aparece tridente en ristre Poseidón, que, en venganza por la minucia que a su hijo el cíclope Polifemo le había causado tiempo atrás Odiseo, castiga a éste con no ser reconocido por nadie en su anhelado regreso a Ítaca; vamos, una situación ideal en otras circunstancias, pero no en las referidas. De modo que las cosas, amén de no arreglarse, se complican aún más, como corresponde al asimismo escritor de La I-liada.

Menos mal que también pasaban por allí Atenea con su búho (¡que no!, ¡que es un mochuelo!) y Jasón con sus argonautas (que aprovechaban la búsqueda del vellocino de oro y su ardor guerrero para repasar la tabla periódica de los elementos). Como su intención es buena y el chaval viene a ayudarlo, Odiseo se ve obligado, algo impropio de un rey de aquella época —no de la actual, ya se sabe—, a consentir a Jasón ciertas confianzas, como que éste le traduzca el nombre al latín o se dirija a él apocopándolo con insolencia.

Gracias a la inteligencia de Odiseo —y, todo sea dicho, al muy oportuno pragmatismo de la sota de bastos—, resuelven el misterio del bordado menguante y llevan a cabo el plan de restablecer el orden debido. De modo que lo que queda de Antínoo es portado en hombros a los sones de una animada marcha fúnebre, Odiseo retoma sus quehaceres emulando con siglos de antelación a fray Luis de León, Penélope se ve por fin eximida de desbordar y de inventar excusas inéditas, Atenea y Poseidón retornan al Olimpo ése para seguir maquinando cada cual en su respectivo negociado, y todos cantan y bailan como si no hubiera un mañana.

Un texto que sólo podía brotar del talento y del conocimiento de un autor como José Manuel Pedrero Cánovas, con el que los escolares tienen un importante punto de apoyo para aficionarse a la cultura clásica o continuar adentrándose en ella. Colaboración especial con los decorados —diríase que estábamos en la misma Ítaca— del IES Mediterráneo; de las alumnas de María del Ángel, siempre dispuestas a realzar una fiesta con su arte; y de los efectos de luz y sonido, imprescindibles para los encantamientos —y además, los encantos— de las deidades.
Ars Creatio volvió a brindar una deliciosa mañana de mayo sembrando para el
futuro y en familia. La puesta en escena fue justamente ovacionada por el público que abarrotó el auditorio del Centro Cultural Virgen del Carmen. En definitiva, una recompensa que premia con abundancia el camino recorrido, con las albricias del compromiso satisfecho, aunque a veces algunos de sus derroteros hayan evocado el título de la obra. Pero el esfuerzo siempre merece la pena. En especial, cuando se culmina con un clamoroso éxito una empresa homérica.

¡MENUDA ODISEA!

FICHA TÉCNICA

Personajes
Narradora: Violeta Gálvez Torres
Narrador: Juan Vicente Pujol Gradilone
Penélope: Alejandra García García
Antínoo: Pablo Hernández Ferrández
Alysa: Carla Gálvez Torres
Elora: Elysaveta Khomyak Svishch
Odiseo: Pepe Montero Vera
Poseidón: José Miguel Toro Carrasco
Atenea: Marisol Cos Delgado
Escopio: Carlos Sánchez Munuera
Jasón: Héctor Forés Pérez

Argonautas: Zuriñe Vicente Amor, Manuel Sánchez Martínez, Enzo Blanco Pérez y Juan Vicente Pujol Gradilone

Cuerpo de baile de la Academia de Danza María del Ángel: Carla Celdrán Espejo, Sofía Bartolomé Fructuoso, Mar Pujol Gradilone, Sofía Deretvakya, Marta Bravo Viuda, Alba Martínez Martínez, Daniela Córdoba Gómez y Lola Pizana Martínez

Soporte a sonido e iluminación: Juan Antonio López Jordán, Antonio Ruiz Hurtado y José Miguel Toro Carrasco

Escenografía (IES Mediterráneo): Olga Sánchez, Tych Rebollo, Carlos Pamies, Amina Tuganbekova, Sara Navarro, Ximena Rodríguez y Carlota Rech

Regidoras: María Luisa Molina Gallego y María Emma Pérez Beviá

Guion y dirección: José Manuel Pedrero Cánovas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: