Bajada, Besapie y Solemne Ejercicio del Vía Crucis al Cristo Crucificado

Redacción y Fotos: Pedro M. Grimao y Alfonso Pascual

Álbum 1 - Pinchando

Álbum 2, pinchando

Como es habitual en la noche del quinto viernes de Cuaresma, la Cofradía del Cristo Crucificado, María Santísima del Silencio y Nuestro Padre Jesús de la Salud, celebra el Solemne Ejercicio del Vía Crucis, por ese motivo, ayer, viernes 23 de marzo, a las 21,30 h. en el Templo Arciprestal de la Inmaculada Concepción, se volvió a celebrar la Liturgia de la Palabra, que da paso a la Bajada y Besapie al Cristo Crucificado y que fue oficiado por el párroco Manuel Martínez Rocamora. Instantes antes de que comenzase a pasar el numeroso grupo de fieles ante la Santa Imagen, se procedió a la imposición de la Cruz a los nuevos miembros que fueron acercándose hasta el Altar Mayor para que Jorge Esteve, presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Daniel Gálvez, presidente de la Cofradía del Cristo Crucificado, les fueran colocando las cruces que durante el transcurso de la Liturgia de la Palabra fueron bendecidas.
Terminado el Besapie, en el que participó la Coral Torrevejense “Francisco Vallejos” que dirige Aníbal Cano Pettersen, interpretando “Señor me cansa la vida” y “La Saeta” de Machado y Serrat, comenzó en el interior del Templo, el Vía Crucis, que discurrió por las calles Caballero de Rodas, Bazán, Santísima Trinidad, hasta la Plaza del Calvario donde les espera la Coral “Manuel Barberá” que dirige Sergey Larkin y que interpretó “La Pasión”, continuando el Vía Crucis por las calles Torresal, Patricio Pérez, Caballero de Rodas hasta el Templo Arciprestal, donde, antes de acceder a su interior se rezó la 14ª y última estación. Finalizado el Vía Crucis, la Imagen del Cristo Crucificado fue colocada en su trono.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: