Caritas de la Inmaculada reabre tras su reforma para ofrecer un mejor servicio

Aunque en principio la reforma se había propuesto sobre lo existente, debido al estado de muro y techos se optó por una reforma integral

Momento de la visita pastoral al centro (J. Carrión)

GALERÍA DE FOTOS EN EL INTERIOR

La sede de Cáritas de la Parroquia de la Inmaculada, ha estado en obras durante varios meses, con el fin de adecuar unas instalaciones que se habían quedado obsoletas, siendo ayer reabiertas simbólicamente para a partir de hoy dar un mejor servicio a todos los necesitados.
El acto de la bendición estuvo a cargo del obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, Monseñor Jesús Murgi, contando con la presencia del alcalde de la ciudad, Eduardo Dolón; la concejal de ONG’s, Concha Sala; los Párrocos de la Inmaculada, Manuel Martínez; San Roque y Santa Ana, Pedro Payá y Sagrado Corazón de Jesús, Aurelio Arroniz, así como voluntarios de Cáritas y el arquitecto Francisco Juárez.

Una obra necesaria y que abre las puertas de la sede a la formación

La Parroquia de la Inmaculada encargó al arquitecto Francisco Juárez (aMi arquitectura) la intervención en la citada sede de Caritas Parroquial. Lo que en origen se planteó como una reforma sobre lo existente, se convirtió en una reparación integral y una adecuación profunda una vez que se realizaron la toma de datos y las primeras catas en los muros y techos del antiguo local.
El proyecto comprende la reformulación de todos los espacios internos del local para alojar un nuevo programa de cursos y talleres de promoción, creando una secretaría, un despacho, una sala de profesores, un aula taller práctico y un aula de gestión/polivalente además de dos aseos sobre los 190 m2 construidos ocupados por la edificación.

La obra, que ha contado con un Presupuesto de Ejecución Material cercano a los 60.000€ y una duración de 6 meses, ha consistido en consolidar la estructura y la cubierta la de la antigua vivienda y en dotarla de un aislamiento continuo en toda su envolvente para conseguir la eficiencia energética adecuada. Se han eliminado las humedades y filtraciones y se han renovado todas sus instalaciones. También su fachada, sustituyendo la antigua carpintería por otra de máxima calificación energética.

La restauración de las rejas originales que se han galvanizado en caliente y el zócalo de piedra natural aplacado en fachada, junto con la renovación total de los interiores, ha logrado dotar de una estética moderna y una imagen actual a esta clásica vivienda torrevejense reconvertida en local.

GALERÍA DE FOTOS (J. Carrión)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: