“Chinchulina y el ruiseñor de la China”, un obra llena de dulzura que entusiasmo a los más pequeños

Álbum, pinchando sobre la foto

Continuando con el ciclo “III Teatro para todos”, el Auuditorio del Centro Cultural Virgen del Carmen, acogió ayer domingo la representación de la obra de Títeres “Chinchulina y el ruiseñor de la China”, una hermosa obra dónde, pequeños y adultos disfrutaron de un espectáculo cargados de mensajes y valores como ecologismo, amistad, respeto, amor, arte, cultura y mucha diversión.
En la obra, el emperador de la China vive en un hermoso palacio con bellos jardines y las flores más exquisitas y perfumadas del orbe. También tiene una hija muy alegre y llena de vida llamada “Chinchulina”, una niña algo tímida, pero en cuanto escuchaba música perdía su timidez y se ponía a bailar por todo el palacio.
Su alegría era tan contagiosa que hasta su padre, el emperador, se animaba a bailar con ella. Un día, la tristeza se apoderó del corazón de “Chinchulina”. Solo el canto de un pájaro llamado Ruiseñor Azul podría devolver la alegría a su mustio corazón.
El emperador de la China, que nunca había salido de su hermoso palacio, decidió romper con la tradición y salir en busca de ese extraño pájaro llamado Ruiseñor Azul. En su búsqueda irá descubriendo los afanes, los desvelos y los sueños de los humildes pobladores de su vasto imperio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: