Diario de un torrevejense Olímpico en Japón

Vivencias desde Tokyo del torrevejense Daniel Cánovas Colón, entrenador del equipo olímpico de Vela de Perú – Clase 49erfx

Daniel Cánovas y parte del Campamento Olímpico

Daniel Cánovas Colón

Día 4 en los juegos Olímpicos. Cuarto día por las tierras niponas y quería contaros de primera mano cómo está siendo esta apasionante experiencia. Soy afortunado por ser de los primero que ha podido llegar al país y aún estamos alojados en un hotel ya que la villa Olímpica aún no ha estado abierta. El hotel es muy estilo Japonés 3×3 una cama, un mini escritorio y un baño más de barco que de habitación.El metro que sobra es para la maleta con las justas y como curiosidad no tiene armarios por lo que aún me pregunto donde guardan la ropa los japoneses .

Subir y bajar al bufet o al autobús es un camino arduo y estricto. Tenemos que ir por las escaleras de emergencia en un cuarto piso para no cruzarnos con los huéspedes por los protocolos establecidos, cada 2 metros hay un encargado de la organización escoltándote para que no te salgas del camino, ni nadie entre en el mismo para no romper la burbuja, para ir a desayunar nos custodia una media de 5 personas.

El desayuno es muy temprano, entre las 5:50 am y las 6:30 am ya que como os he contado antes no quieren que nos crucemos con ningún huésped para evitar cualquier atisbo de peligro de contagio. En este hotel también están los equipos de Singapur, Sudáfrica, China y Estonia entre otros. Tenemos la sede de Vela a unos 45 minutos en autobús que salen desde las 7am hasta las 10 am y vuelven desde las 16pm hasta las 19pm. Una dinámica muy diferente a unos JJOO tradicionales, pero todos nos sentimos enormemente privilegiados de poder vivirlo especialmente cuando reflexionamos sobre como estábamos hace tan solo unos meses y el sufrimiento que han vivido millones de familias en todo el mundo.

Daniel Cánovas seleccionando el material

La sede está en Enoshima una isla muy verde llena de restaurantes y santuarios en la costa de la ciudad de Fujisawa a otros 45 minutos del centro de Tokio. El clima es bastante duro con unos 32 grados de medía y una humedad relativa del 80% que hacen los días de preparación bastante pesados. Además, se espera que en los días de competición estos valores se endurezca haciendo el reto todavía más exigente.

Dentro de las medidas de seguridad, todos tenemos un kit de test de saliva que nos tenemos que hacer todos los días sin excepción. El proceso consiste en: rellenar 2ml con saliva pegar nuestra etiqueta con nombre y día. Afortunadamente no es el test nasofaríngeo que pese a la costumbre sigue siendo incómodo. Los últimos 3 días fundamentalmente hemos estado centrados en descargar todo el material de los containers y se ha trabajado en el barco para que esté todo listo para el día 15 de Julio en que por fin tenemos permiso para ir al agua y entrenar. Las chicas, Diana y María están, viajando en este momento y a partir de mañana ultimaremos detalles para empezar a entrenar el 15. ¡Estamos deseando! 9 días.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: