Dolor y recogimiento en el Santo Entierro de Cristo (Año 2019) Interior

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto

VÍDEO: Pinchando (A:R:)

La lluvia fiel a la cita agorera que por la mañana habíamos anunciado los medios de comunicación, impidió salir a la calle la Magna Procesión del Santo Entierro de Cristo. Justo a la hora prevista la lluvia hizo acto de presencia y ya no nos abandonó en toda la noche, aunque cientos de personas se arremolinaron a la puerta templo de la Inmaculada, esperando infructuosamente hay que arrancar a la procesión.
En el interior del templo no cabía un alfiler y el silencio inundaba cada rincón. La luz tenue, las puertas entornadas y el silencio expectante por el duelo. Entonces, precedido del cura párroco, Manuel Martínez Rocamora y del Vicario, Pedro Payá, enfilaba desde el fondo del templo, por el pasillo central, el cortejo fúnebre con el Cristo del Santo Sepulcro llevado a hombros por ocho costaleros, entre una corte de honor formado por alumbrantes de la cofradía.
Tras el cortejo y como cada Viernes Santo, el Sepulcro iba escoltado por dos números de la Guardia Civil de Torrevieja. Una vez instalado el catafalco en el centro del Altar Mayor, pequeños cofrades depositaron a sus pies rosas blancas, dando comienzo la Vigilia de Oración, que estuvo acompañada por la música y los cantos, a cargo de los intérpretes, José Antonio Quesada Hurtado, Antonio Martínez Prieto, José Antonio Tornero López, Salvador Gutiérrez Manzanaro y Adrián Narejos. Con Daniel Quesada en la percusión y Aurelio Martínez López al órgano. Muchos de los asistentes con lágrimas en los ojos escucharon primeramente la plegaria “Et sepultus est”, con música de Aurelio Martínez López. Posteriormente en el acto de adoración sonó música de Johan Sebastián Bach, concretamente el Coral “Oh rostro ensangrentado”, perteneciente a “La pasión según San Mateo”. Del oratorio “Yohanan”, con libreto de Antonio Quesada y música de Aurelio Martínez, sonó una de sus partes alusivas a la Pasión de Cristo, en la voz de Antonio Martínez Prieto. Muy emotiva fue interpretación de “La muerte no es el final” de Cesáreo Gabaráin. Como el acto de oración se prolongó más de lo previsto, por los cientos de personas que quisieron acercarse al Sepulcro, sonaron además otras obras de Marcela de la Garza, como “Saliendo del pretorio” o “Si hubiera estado allí” y “Canto a la Cruz”, en la voz del vicario parroquial Pedro Payá. Destacar la interpretación de la “Pasión tradicional” de Torrevieja, conocida como “Pasión de la Tía Tortas”. Por último sonó en la voz de Guillermo Berenguer, “El guardián de Israel”.
A este imponente acto asistieron el presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Torrevieja, Ignacio Suárez, acompañado de toda su Junta Directiva; el presidente de la Cofradía del Santo Sepulcro (Yacente), Ernesto Gea Ferrández; el vicepresidente de la Diputación Provincial Eduardo Dolón, el exdiputado nacional Joaquín Albaladejo y varios concejales del Grupo Popular. Así mismo arroparon con su presencia el entierro de Cristo, presidentes de las Cofradías y Hermandades torrevejenses, Hermanos Mayores y cofrades, dando al acto una relevancia propia de nuestra Semana Santa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: