El “Dúo Dinámico” abrió la puerta a la nostalgia en un concierto memorable

Álbum, pinchando sobre la foto

Las Eras de la Sal, acogieron ayer el epílogo del II Festival “Música y Sal”, tras un incompresible aplazamiento que por suerte no restó expectación a un concierto que muchos esperaban con verdaderas ganas. Es verdad que la edad media del público asistente, no era precisamente joven, pero os aseguro que el espíritu que se respiró durante todo el concierto, poco tiene que envidiar a los de que dan los ídolos de masas de quiceañeros.

Mientras la banda que acompañaba al Dúo Dinámico introducía la actuación, se proyectaron imágenes de películas, series, marcas de productos y eventos que tuvieron lugar en la misma época en la que este dúo se abría un hueco en el panorama musical español. El video de presentación del concierto arrancó en los asistentes carcajadas y expresiones de añoranza que los transportó a su juventud, a ese “final del verano” donde su amor tenía “quince años”

VÍDEO: “Resisitiré” 7 “El final del verano”

Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, a sus 84 años, siguen realizado su gira de 60 Aniversario que iniciaron en 2019 y que se transformaron en Torrevieja en un 62. El dúo pop que revolucionó y provocó un fenómeno fan en la de década de los 60, no decepcionó a nadie, arrancando con fuerza con “Resisitiré”, para continuar con “El final del verano”, consiguiendo con su energía, su humor y sus voces animar a un público entregado desde el minuto uno.

El público no podía evitar aplaudir al ritmo de la música o cantar a pleno pulmón los estribillos más sonados en las emisoras y verbenas. Hubo quien, incluso, en un acto de euforia y animado por la música y el ambiente, se puso de pie para bailar algunos de los éxitos como “Quince años tiene mi amor” o “Quisiera ser”, siendo requerido por el servicio de seguridad a tomar asiento, ya que la pandemia aun no nos permiten algunas libertades.

Anoche quedó demostrado en Torrevieja que la juventud es una actitud y no una edad. Bailaron, cantaron y aplaudieron al dúo eterno al ritmo de “Esos ojitos negros”, “Amor de verano” o “Somos jóvenes”, incluso solo con oír los primeros acordes ya cantaban el inicio del tema. Pero hubo momento también para escuchar, para dejarse llevar por los recuerdos. Baladas como “Amor misterioso” o “Como ayer” consiguieron que las parejas que se conocieron escuchando sus canciones, recordasen aquellos años y se dieran la mano para disfrutar del momento.

Y aunque, como bien dice su canción, el final del verano llegó, pero no el final de su carrera musical. Demostraron encima del escenario que tienen energía para más espectáculos. Con un público en pie y con las manos enlazadas y levantadas, cerraron un concierto multitudinario mientras cantaban ‘Resistiré’ y ‘Amor de verano’.
Tras esto, arrancaron un aplauso ensordecedor de un público encantado con su dúo favorito. Sin duda uno de los conciertos más emotivos que han pasado por Torrevieja.

¡Enhorabuena! al promotor Juan Albert y su equipo, que luchado contra viento, marea y tronar han hecho realidad un concierto que muchas personas merecían.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: