El escenario del Centro Cultural Virgen del Carmen se convirtió en la pista de un circo encantado

Álbum, pinchando sobre la foto

El Auditorio del Centro Cultural Virgen del Carmen, acogió ayer una nueva entrega del III ciclo “Teatro para todos” con la obra “Loop”, un espectáculo de malabarismo donde objetos como cuerpos se transformaron en ritmo con la música. Construido con la energía de un concierto, “Loop” exploró los límites de las formas y la materia justo antes de romperse. Tres especialistas: un batería de metrónomo incansable y malabaristas que hicieron lo que quisieron con sus anillos: tejer, catapultas o incluso… bombas, dejando a grandes y mayores asombrados, de ver convertido el escenario del auditorio del Centro Cultural en un simpático circo.

“Lopp” es la carta de amor a la maquinaria escénica que ha creado Aracaladanza y en la que bailarines, maquinistas y eléctricos junto a telones, focos, cajas de almacenamiento, bambalinas, suelos de linóleo, escaleras, moquetas, colchonetas… conviertieron la danza en una función mágica en la que el escenario, sus elementos y quienes sobre él trabajan se convierten en protagonistas.

Entre aplausos y aplausos, los que se escucharon nada más comenzar la función y los que se sucedieron nada más acabar, los espectadores fueron testigos y cómplices de esta aventura imaginada en la que también ellos son parte del espectáculo.
Con fino sentido del humor que atraviesa todo el espectáculo, la escenografía fue propio espacio teatral donde todo lo que sucedió acabó por descubrirse de tal manera que la magia desveló sus propios trucos sin por ello dejar de asombrar.

Sinopsis
¿Qué queda tras los aplausos de una función, justo cuando el telón cae? ¿Qué queda tras una función y tan sólo una ?luz de trabajo? ilumina el espacio? ¿Quién recoge y ordena y limpia el escenario? ¿Cómo es un escenario vacío? ¿Qué sucede entonces?
LOOP es un escenario como un lienzo en blanco. Teatro dentro del Teatro. Danza dentro de la Danza. ‘Marca de fábrica’ de Aracaladanza, el lenguaje, el trabajo y los misterios del propio escenario convierten a LOOP en una dramaturgia visual, libre como los sueños que, con imágenes, construye lo que siempre está por suceder sobre las tablas. Ésa es la magia a la que aspira LOOP.
Aracaladanza fue Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud 2010.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: