El Hospital de Torrevieja implanta una nueva técnica quirúrgica de hemorroides sin dolor post-operatorio

El Hospital de Torrevieja, gestionado por Ribera Salud y Asisa e integrado en la red pública de la Generalitat Valenciana, ha iniciado recientemente una nueva técnica de cirugía que evita la hospitalización del paciente y el dolor del post-operatorio en la cura de la patología hemorroidal. El Hospital de Torrevieja ha apostado por introducir esta técnica pionera para aplicarla a sus enfermos, una moderna intervención que permite curar sin extirpar, respetando los tejidos y la anatomía de los pacientes. Las hemorroides afectan al 50% de la población mayor de 50 años y, hasta ahora, la técnica quirúrgica clásica para extirparlas acarreaba algunas complicaciones y molestias en el post-operatorio del paciente. La técnica tradicional lleva a cabo la extirpación a través del ano, lo que produce una herida molesta para al paciente y un post-operatorio más largo. Según el Dr. Alessandro Garcea, Responsable de la Unidad de Coloproctología del Hospital de Torrevieja, “las heces se vuelven más alcalinas y escuecen; por ello, muchos pacientes aguantaban durante años evitando el quirófano. Gracias a la nueva técnica, el paciente tiene una mejor recuperación, evitando las diversas molestias asociadas a esta patología”. Un equipo de cirujanos italianos propuso hace unos años una alternativa que no se basa en extirpar las hemorroides, sino en suturarlas en vertical y fruncirlas para que no salgan al exterior y no molesten. La técnica requiere introducir un instrumental por el ano para “escuchar” el flujo de las arterias, como si de un radar se tratase; de ahí el nombre técnico de la intervención: desarterialización y hemorroidopexia guiada por Doppler. Una vez localizadas las dos arterias hemorroidales, se suturan por seis puntos, de manera que éstas ya no sangren y no quede ninguna herida externa que pueda molestar al paciente. La primera ventaja que el paciente percibe es la pronta recuperación, tan pronto como se superan los efectos de la anestesia local. La nueva técnica implantada por el equipo quirúrgico del Hospital de Torrevieja permite evitar las molestias del post-operatorio, consiguiendo que el paciente pueda volver a su actividad cotidiana en apenas cinco horas y, generalmente, retomar su actividad laboral en un plazo máximo de 72 horas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: