El PP denuncia que el Plan de Salud Mental de Puig carece de presupuesto y es una copia del anunciado en 2021

El portavoz de Sanidad en las Cortes, José Juan Zaplana, critica que los 40 millones prometidos para 2023 no aparecen en los presupuestos. Lamenta que “mientras el Consell hace anuncios fake, la realidad es que la atención en salud mental se deteriora cada día más en la Comunidad Valenciana”.

JJ Zaplana

El portavoz de Sanidad del Partido Popular en las Cortes Valencianas, José Juan Zaplana, ha denunciado este martes que el Plan de Salud Mental presentado por Ximo Puig carece de partida específica en los presupuestos del próximo año “y además es un copia y pega del plan presentado en 2021”.

“El presidente de la Generalitat ha anunciado 40 millones para el próximo año que sin embargo no aparecen reflejados en los presupuestos, por lo que finalmente el plan no se llevará a cabo o habrá que recortar dinero de otras partidas de salud mental”, ha lamentado Zaplana.

Además, ha añadido, “el plan presentado por Puig es a cuatro años vista, cuando a la legislatura le quedan seis meses, por lo que mucho nos tememos que se trata de un nuevo anuncio fake, puramente electoralista, que jamás se llegará a ejecutar”.

Ha lamentado el portavoz de Sanidad que se haya presentado “a bombo y platillo un plan que repite las mismas promesas que se hicieron en agosto de 2021, cuando se presentó un plan de salud mental urgente”. Entonces, ha añadido Zaplana, “se anunció la puesta en marcha inmediata de varios hospitales de día y la contratación de profesionales sin que año y medio después sepamos nada de estas promesas”.

“El plan presentado el lunes por Puig contempla los mismos centros anunciados en agosto de 2021 y también habla de contratar a más profesionales, sin que sepamos qué pasó con los contratos anunciados hace año y medio”, ha señalado Zaplana.

Para el portavoz de Sanidad en las Cortes “mientras el Consell nos vende una vez más humo, la triste realidad es que el sistema de salud mental en la Comunidad Valenciana está colapsado y las personas no reciben la atención que sus enfermedades necesitan, sólo se les medica sin que haya ningún tipo de prevención”.

Como ejemplo, Zaplana ha citado el caso del Hospital de Sant Joan, de los pocos en la provincia con camas para ingresar a personas con enfermedad mental. “Sabemos del caso de una persona con un intento de suicidio, a la que se tardó 48 horas en atender de manera ambulatoria y, tras el alta, tardarán mes y medio en atenderla en seguimiento, lo cual nos parece lamentable”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: