El termómetro económico del RCNT ante la reactivación.

Pedro Munuera, como tesorero de la Junta Directiva del RCNT, nos habla del impacto económico del COVID-19 durante el confinamiento y en el futuro cercano de nuestra entidad.

Pedro Munuera

Con el fin de concebir soluciones durante toda la fase en la que nos hemos visto inmersos durante el confinamiento y pensando en el futuro cercano, una vez que estamos superando la situación, vamos a analizar las estrategias seguidas y qué medidas de reactivación económica hay programadas en el Club Náutico.

Para ello Pedro Munuera Suances, Tesorero del Club, nos explica:

¿El Club disponía de una estructura sólida para afrontar la crisis provocada por la amenaza del virus?
-Con antelación al decreto del estado de alarma el pasado 14 de marzo de 2020 la Junta Directiva del Club celebró varias reuniones para estudiar los pasos a seguir ante la situación que se avecinaba. A partir de ese momento se organizó un grupo de crisis que empezó a analizar los aspectos más relevantes del club, y entre ellos el económico, que es el que a mí concierne.
El club económicamente tenía una situación favorable, el ejercicio económico se desarrolló conforme a lo presupuestado, pero la incertidumbre ante la situación sobrevenida hizo que se estudiaran distintos escenarios de crisis derivados de un eventual descenso de ingresos.
Debo decir que, afortunadamente, ninguna de dichas hipótesis se ha dado. La masa social del club ha dado un ejemplo de cohesión y solidaridad, pues las cuotas sociales no han experimentado una merma significativa, y han permitido al Club afrontar estos días con solvencia y rigor.

Desde el prisma económico y una vez que estamos superado la fase aguda del confinamiento, comienza la reactivación, y la actividad empieza a dar las primeras señales de cambio hacia la normalidad. Sin embargo ¿en algún momento se han debido tomar decisiones drásticas?
-Aparte de las consabidas restricciones de acceso, actividades lúdicas y deportivas, se decidió mantener al personal del club en sus labores y responsabilidades de modo que una vez entrásemos en la desescalada, el Club siguiera en óptimo estado, y los servicios con los mismos o incluso mejores estándares de calidad. Se han acometido labores de reforma y mantenimiento.
Por ello, gracias a la unidad de todos los socios del Club, en estos penosos días que hemos sufrido, éste se ha mantenido fuerte desde el punto de vista económico y no ha sido necesario acometer reducciones de plantilla u otros drásticos recortes que pudieran afectar a una vuelta a la normalidad lo más rápida, sólida y eficiente posible.

¿Dentro de la estructura económica del Club cuál ha sido la labor de la Junta en estos más de dos meses?
-A través de medios telemáticos (video llamada) los miembros de la Junta hemos mantenido reuniones periódicas coincidiendo con los hitos más importantes de la crisis Covid-19, de modo que se trataban y estudiaban todos los aspectos relevantes a medida que ha ido evolucionando la situación (fases de desescalada, actividades permitidas, acondicionamiento de instalaciones, etc.). El control de las cuentas ha sido exhaustivo en estos meses, a fin de controlar cualquier desfase que una eventual merma de ingresos pudiera haber producido.

El objetivo de la reactivación del Club, y la mejora de su eficiencia de cara a los socios, deportistas y trabajadores tras la crisis es lo que mueve a cuantos trabajan para que la entidad no se vea perjudicada. Por lo que ahora que la situación empieza a remitir ¿cree que esta crisis va a cambiar económicamente al Club?
-Entiendo que la desescalada en la que nos encontramos ahora mismo nos obliga a ser precavidos en cuanto a lo que el futuro nos depara, y más concretamente la economía del club; por ello es esencial el esfuerzo de todo el personal del club y su implicación con la institución a fin de que podamos ofrecer los mejores estándares y servicios al socio que ha mostrado solidaridad y fe en el proyecto desde el inicio de la crisis. Si somos capaces de ofrecer a la masa social los mejores servicios (instalaciones, actividades, etc…) seremos capaces de superar esta crisis sin renunciar a todo lo conseguido hasta el momento.

Si tuviéramos que medir la temperatura de las finanzas del Club, como tesorero ¿Qué análisis de futuro podría hacernos sobre la entidad?
-Como es lógico, la incertidumbre que el futuro nos depara nos obligará a ser precavidos a la hora de elaborar los presupuestos del próximo ejercicio; sin renunciar a proyectos más importantes, como es la planificación, unificación y consecución de una nueva y longeva Concesión Administrativa para los próximos 30 años. Además de estar ocupados en la gestión de esta crisis, también hemos estado aprovechando el tiempo para avanzar en esta materia, que en breve nos traerá muy buenas noticias para todos los socios.
Lo cierto es que estamos preparados para afrontar futuros retos, gracias, nuevamente a la total implicación demostrada por todas las personas que conformamos el Real Club Náutico Torrevieja en estos duros días que nos ha tocado vivir.

Por sus palabras se deduce que sin duda vamos a salir fortalecidos como entidad y como Club, muchas gracias Pedro,
-Aprovecho igualmente para enviaros un saludo afectuoso a todos vosotros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: