Habaneras en la Playa, preludio del gran Certamen Internacional

Álbum 1 - Pinchando sobre la foto

Álbum 2 - Pinchando sobre la foto

Ayer 17 de julio a las 22,30 h., se celebraba en nuestra localidad algo ya tradicional en las noches de verano. La Playa del Cura volvía a ser protagonista otro año más de su Noche de Habaneras, que por fin llega a su mayoría de edad,  porque esta es la edición número 18, en la que sin faltar a su cita habitual, volvía a actuar el Coro Brea y Sal, que también cumple los mismos años.  Para abrir la velada, que presentó, como también es habitual, Francisco Reyes Prieeto, actuó el Coro Infantil de la Escuela Coral Municipal bajo la dirección de Natacha Vidaurrazaga interpretando “Junto al mar Mediterráneo” y “La hamaca” (habaneras populares) y “La dulce habanera” de Ricardo Lafuente.

VER VIDEO "La bella Lola"

Continuó con la actuación “Potalas.semos” grupo de la Coral Manuel Barberá dirigidos por Ana María García con “¡No llores Dios mío!” (habanera popular), “Grumos de sal” de Matías Antón y Francisco Casanovas y “En el recuerdo de Sebastián Fernández”. A continuación, el Coro “Cecilio Gallego” de la Asociación Amas de Casa  con la dirección de Aníbal Cano y con unas habaneras muy conocidas “De colores” y “Pregúntale a las estrellas” (habaneras populares) y “¡Qué lindo atardecer! “de Ricardo Lafuente. Prosiguió de la mano de Miguel Guerrero “¡Los Afortunados!”, Grupo de la Masa Coral José Hodar con la interpretación de “Alma, corazón y vida” de Adrián Flores Alván, Cantar por la mañana” y “Torrevieja “de Ricardo Lafuente, esta última coreada por todo el público asistente.

VER VIDEO "Golondrina de amor"

Por último Brea y Sal puso la guinda al pastel, fue en este momento cuando se recordó al Maestro D. Ricardo Lafuente Aguado, que desde el principio dirigió este coro, y que interpretaron “Nocturno Blanco” de Ricardo Lafuente, “Yo vendo unos ojos negros” de A. Román, “La bella Lola” (habanera popular) en la que, de repente toda la playa se cubrió de pañuelos blancos (para despedir a los marineros), entre otras.

Mientras tanto toda la gente que asistió a esta noche de habaneras, aprovechó a degustar los más exquisitos manjares que habían preparado en sus casas, y que es típico comerlo a la vez que tararean las habaneras, esperando la obra final para cantarla al unísono, el Himno de la Noche de Habaneras en la Playa del Cura que es el vals “Golondrina de amor”. Finalizó la velada con un disparo de fuegos de artificio, continuando todo aquel que se animó cantando habaneras hasta altas horas de la madrugada.
Textos y fotos: Alfonso, Pedro y Fernando

One Response

  1. Fue una noche preciosa. Gracias por plasmarlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: