Israel Muñoz de Los Verdes, califica a Eduardo Dolón, como “el alcalde de las mentiras”

Israel Muñoz (Los Verdes)

Según la nota de prensa emitida por Israel Muñoz Guijarro de Los Verdes de Torrevieja, Eduardo lleva tres años vertiendo mentiras en todas sus manifestaciones, tanto que, y como por todos es conocido, el propio Sindic de Greuges salió a desmentir públicamente que hubieran tenido una conversación telefónica de la que Eduardo se jactó públicamente.

Cualquier otra persona habría buscado un agujero en el que esconderse después de semejante “pillada”, pero claro, hablamos de Eduardo Dolón, maestro de las mentiras que necesita su súper sueldo (más complementos) de la política para vivir, ya que nunca ha hecho nada más en su vida.

Como el que es mentiroso no cambia, las últimas mentiras de las que hemos podido seguir la pista, ya que si lo hiciéramos constantemente necesitaríamos un equipo de personas similar al séquito que el Partido Popular se gasta para venderlas y engañar a la ciudadanía, las encontramos en el programa “A base de bien” de TVT, de fecha 20 de mayo de 2022:

Cito:

“Tenemos casi 100 millones de euros de remanentes, que es el dinero sobrante que no se ha invertido en la ciudad en los últimos 4 años, por ese Penta partito que estuvo al frente de la ciudad”.

“Los buenos gestores tenemos la obligación de, con los recursos que tenemos, hacer buen uso de ellos”.

“De los casi 100 millones de remanentes, que solo pueden ir a gastos de inversión, no a gastos corrientes, hacemos ingeniería económica y destinamos 16 millones a la compra de autobuses, para tenerlos a final de año, y aportarlos a la empresa que gestionará el servicio”.

Una máquina de hacer eslóganes este alcalde, si señor.

El problema llega cuando analizamos con seriedad lo que dice.

La primera mentira es que, el remanente de tesorería para gastos generales de la última liquidación efectuada, la de 2021, asciende a 82 millones, en lugar de 100.

La segunda es que, de los 82 millones, se ha utilizado un total 25,5 millones para financiar la incorporación de remanentes de las inversiones de 2021 no ejecutadas, con lo que, quedan 56,5 millones de remanentes, no 100 millones como afirmaba el Alcalde.

La tercera, y esto ya empieza a ser patológico, es que, en el pleno de 5 de mayo de 2022, se han usado casi 48,8 millones más del remanente de tesorería para gastos generales de la liquidación de 2021, así que a 5 de mayo de 2022, quedaban 7,7 millones de euros, menos de la mitad de los más de 16 millones de euros necesarios para financiar la compra de los 32 autobuses del servicio de transporte urbano.

La cuarta es que, los “malos gestores” del anterior gobierno plural generaron un remanente en los dos primeros años de mandato de 23.654.242 euros, mientras que el “buen gestor” Eduardo Dolón, generó en los dos primeros años de su mandado 38.596.829 euros, es decir 14.942.587 euros más, que dejó de invertir en Torrevieja, sin realizar más ingeniería económica que, la amortización anticipada de préstamos para regalar el dinero a sus amigos los bancos. Curiosa forma de gestionar teniendo en cuenta que tiene todo de cara: mayoría absoluta, estructura al uso, las leyes de Montoro suspendidas y medios poco críticos.

La quinta mentira es que, tanto en 2021 como en 2022, sí se han podido y se pueden usar los remanentes para gastos corrientes:

1º) En 2021, la modificación Nº 1, destinó un total de 24.283.450 euros a gastos corrientes, 41.505.780 euros a gastos de inversión, de los que no utilizó ni un solo euros, y 12.783.048 euros a regalar a sus amigos los bancos, que sí utilizó.

2º) En 2022, la modificación Nº 1, ha destinado un total de 28.020.714 euros a gastos corrientes, y 20.671.343 euros a gastos de inversión.

La sexta mentira es que, hasta el momento, no se ha destinado ni un solo euro de los remanentes, ni de ninguna otra fuente de financiación propia, a la compra de autobuses, ya que, de los 20.671.343 euros destinados a nuevas inversiones, no se destina ni un solo euro a la compra de autobuses.

La séptima mentira es que, los autobuses no estarán antes de final de año, ya que, el plazo de entrega a partir de la adjudicación del contrato, al que aún le queda un largo recorrido, es de 18 meses, allá por el año 2024, si todo sale bien como le gusta decir al Alcalde; el problema es que todo le sale mal y justo porque no se puede andar siempre engañando a la ciudadanía.

Seguiremos desmontando las mentiras de Eduardo, ya que Torrevieja merece algo más que este espectáculo circense.

Israel Muñoz Guijarro
Portavoz Los Verdes de Torrevieja

Torrevieja, 6 de junio de 2022

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: