La Feria de Sevillanas, la ciudad de la alegría y el buen yantar

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto (J. Carrión)

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto (F. Guardiola)

Un día más amaneció el recinto de la Feria, convertido en una ciudad donde los edificios son las casetas, en las que se veneran los recuerdos del Rocío y la abrileña feria sevillana y el antecielo” son miles de farolillos que durante las noches iluminan el continua y hormogueante paseo de unos otros de caseta en caseta, de actuación en actuación. Ya llegada la tarde las casetas se llenan de personas de todas las edades, y mientras los más pequeños, ocupaban los tablaos al son de las sevillanas, los mayores daban cuenta de las mejores viandas que calmasen estómagos y animasen almas para aguantar la velada. A las ocho y media como cada día se sucedieron en el escenario principal las diversas actuaciones que anoche encabezaron el Grupo de Baile “Embrujo” de la Casa de Andalucía Rafael Alberti; La Escuela Muncip’al de Danza y la Academia “Sould Dance”. El plato fuerte fue el homenaje que se le brindo a Rocío Jurado en las voces de Mribel Castillo, Rocío Durán, María Gracia y Fran Contreras. En fin, un día de feria multirracial, donde en una ciudad cosmopolita como la nuestra, no es difícil encontrar un grupo de residentes británicos, luciendo sombreros cordobés y bailando sevillanas o dos japonesas con mantón de Manila, abanicándose como si espantarán un sofocón de agosto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: