La Guardia Civil auxilia a una vecina de Moraira cuya vivienda se incendió, estando ella dentro

Los agentes controlaron e intentaron sofocar las llamas con unas mangueras que les facilitaron los vecinos.Ese mismo día, se detuvo a un británico de 23 años, tras haber infringido, supuestamente, las medidas de restricción de movilidad, con motivo del estado de alarma.

 

La Guardia Civil auxilia a una octogenaria, vecina de Moraira, cuya vivienda se encontraba en llamas. La rápida actuación de los agentes evitó daños personales y que los daños materiales fuesen mayores. El pasado viernes 10 de abril, la Guardia Civil de Moraira recibió aviso de un posible incendio en una vivienda de planta baja de dicha localidad. Los agentes se desplazaron al domicilio en escasos minutos dado que, afortunadamente, se encontraban a unos 300 metros del lugar.

Al llegar a la vivienda, observaron una columna de humo negro, de unos 30 metros de altura y oyeron los gritos pidiendo socorro de los vecinos de las viviendas colindantes a la afectada.

Sin dudarlo un sólo segundo, los agentes buscaron posibles mangueras y puntos de agua, donde poder conectarlas. Tras localizar dos mangueras, cada agente cogió una y las introdujeron por las ventanas del salón, intentando controlar las llamas, mientras llegaban las dotaciones de bomberos que se encontraban de camino.

La única moradora de la vivienda, una octogenaria, les comunicó a los agentes que estaba muy preocupada por su vehículo, el cual estaba estacionado en el interior de su garaje por si, al llegar las llamas a él, provocaba daños más considerables, como una posible explosión.

Los dos guardias civiles tuvieron, incluso, que optar por relevarse, en la zona donde estaban utilizando las dos mangueras, para poder coger aire, debido a que únicamente llevaban puesta una mascarilla quirúrgica, insuficiente para poder soportar los gases que emanaban del interior de la vivienda.
Finalmente, no hubo que lamentar daños en las viviendas colindantes ni tampoco daños personales.

Detenido por un presunto delito de resistencia y desobediencia
También en Moraira, la Guardia Civil detuvo el viernes 10 de abril a un británico de 23 años de edad, por ser el autor de un presunto delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad.
El joven, vestido con ropa deportiva, fue observado por los agentes practicando deporte. Al pedirle éstos que se identificara y que explicase el motivo de la salida de su domicilio, éste se negó a responder a las preguntas y a facilitar a los guardias civiles documentación alguna que le identificase.
Tras decir que el motivo de salir de su casa era ir a un supermercado que se encontraba a dos kms de su vivienda y, tras nuevas evasivas al requerirle los agentes su documentación, decidió emprender una huída a la carrera, siendo alcanzado por los agentes y detenido en ese momento.
El joven ya ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Denia, en funciones de guardia, quien ha decretado su libertad provisional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: