La plataforma Ampas Vega Baja se rebela ante la inminente implantación de una ley que discrimina la lengua de la comarca

Dada la situación de extrema gravedad por la que estamos atravesando y que ha motivado la toma de decisiones que restringen severamente la libertad de movimientos de los ciudadanos, la Plataforma Ampas Vega Baja reclama a la Conselleria de Educación la paralización inmediata del proceso de aprobación de los Proyectos Lingüísticos de Centro.

Esta Plataforma de Ampas entiende que, en las actuales circunstancias, ni las familias podemos ser informadas por los respectivos centros sobre las cambios que la nueva legislación introduce en el sistema educativo; ni hay posibilidad efectiva de que podamos participar a través de los consejos escolares en la discusión y votación de un proyecto lingüístico que marcará decisivamente la formación académica de nuestros hijos, tal y como recogen los artículos 12, 16 y 23 de la Ley 4/2018.

La Consellería de Educación parece ajena a la problemática que ha traído consigo el Coronavirus. La situación actual impide que las asociaciones de padres podamos llevar a cabo con normalidad nuestro trabajo. No podemos celebrar reuniones presenciales; buena parte de las familias no tiene los recursos materiales necesarios para acceder a la información a través de internet ni para conectarse a reuniones telemáticas. Ni siquiera a las puertas del instituto es posible mantener una conversación entre no convivientes tras la entrada en vigor del último decreto que limita la permanencia de personas en espacios públicos y privados.

Pero la Consellería, en su empeño por implantar la Ley de plurilingüismo, ha establecido que el 28 de febrero, como máximo, todos los centros deben presentar su correspondiente proyecto lingüístico. Sean cuales sean las circunstancias por las que estén atravesando. ¿Cómo pretenden los responsables de educación que se produzca ese “proceso participativo” de la totalidad de la comunidad educativa, en plena pandemia y con una elevada incidencia de casos? ¿Cómo van a ser informados los padres y madres de cada instituto de los cambios que la Ley acarrea?

En abril del curso pasado, el presidente Ximo Puig promulgó un Decreto Ley por el cual se modificaba el calendario de aplicación de la Ley 4/2018 dado que “las medidas de contención vigentes, imposibilitan la elaboración, modificación y aprobación de los proyectos lingüísticos de centro (…) de conformidad con los procedimientos participativos previstos en los artículos 16 y 18 (…) así como por las tareas extraordinarias asumidas por los equipos directivos y por el conjunto de la comunidad educativa”.

Las Asociaciones de Padres y Madres de la Vega Baja nos preguntamos si en este curso están mejor las cosas. ¿Acaso el contexto actual no es igual o quizá peor que el que sufrimos en abril del pasado año en lo que se refiere a número de infectados, de fallecimientos, de ocupación de las UCI, etc.? ¿Permiten las medidas adoptadas por el Gobierno Valenciano que las familias podamos participar en la elaboración y aprobación de los proyectos lingüísticos? ¿Han dejado los equipos directivos y el resto del profesorado de estar asumiendo una carga extra de trabajo y ya se pueden dedicar a la redacción de los proyectos lingüísticos? Solo una actitud obstinada e insensible puede llevar a la Conselleria de Educación a no equiparar la situación actual a la de abril de 2020 y, como consecuencia, a mantener el calendario de aplicación de su Ley de Plurilingüismo.

La Plataforma Ampas Vega Baja exige al presidente Ximo Puig y al conseller Marzà que paralicen el proceso de aprobación de los proyectos lingüísticos en los Centros de Secundaria de la Comunidad Valenciana, tal y como ya hizo el pasado año, atendiendo a la situación de excepcionalidad que atravesamos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: