La Unión Musical Torrevejense y Ars Creatio se unen para rendir homenaje a Miguel Hernández.

Redacción/Fotos: Alfonso/Pedro

Álbum, pinchando sobre la foto

Continuando con los actos conmemorativos que, con motivo del Centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández, se están realizando en Torrevieja, ayer, sábado 6 de noviembre, en el Palacio de la Música, y a las 20,30 h., conjuntamente entre miembros de la asociación cultural Ars Creatio y de la Unión Musical Torrevejense, se nos ofrecía un recital poético-musical como homenaje al poeta oriolano, que fue presentado por Rosa Muñoz, encargada de los teatros leídos de Ars Creatio.El acto estuvo compuesto de dos partes en la que se unieron poetas y músicos. En la parte musical se interpretaron obras de Bach como Aria de la suite, Dos corales de “La Pasión según San Mateo”, Preludio del clave bien temperado, Cantata 147, Aria de las variaciones Goldberg y Suite barroca, así como Reales fuegos artificiales de Haendel, obras que fueron interpretadas por el Grupo de cámara compuesto por Armando Bernabeu Lorenzo, al piano, José Miguel Santacruz, al fagot y, Francisco Gárres y Armando Bernabeu Andreu, clarinetes.La voz, la pusieron Clara Ordiz, Encarna Hernández, Carolina Martínez, Antonio Rueda, Silvana Perrén, Laura Blanco, Raquel Tevár, Irupé Áldinger, Loly Coral, Pilar Pérez, José Miguel Toro y Chema Álvarez, que fueron recitando los versos basándose en la “Antología de 50 poemas, Un poeta para espíritus jóvenes”, de Jesucristo Riquelme publicado en 2009, que terminado el acto firmó el libro que estos improvisados recitadores de poesía utilizaron en la velada.Algunos de los poemas recitados fueron: “El rayo que no cesa”, “Un carnívoro cuchillo”, “ Por una senda van los hortelanos”, “El herido”, “Las abarcas desiertas”, “Canción primera”, “Canción última”, “El vals de los enamorados y unidos hasta siempre”, “Un viento ceniciento”, “Amores que se van”, “Nanas de la cebolla”, “Pastoril”, “Antes del odio”, “La boca”, “Cantar”, entre otros.Como colofón, “Elegía a Ramón Sijé”, acompañada por el Ave María de Caccini, que hicieron saltar alguna que otra lágrima a los presentes por la magnifica interpretación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: