Los árboles del cementerio se trasplantarán para intentar garantizar su supervivencia

El Alcalde ayer en rueda de prensa (Foto: J. Carrión)

El alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón, mantuvo ayer una reunión, junto con la edil de Medio Ambiente, Fanny Serrano, y el técnico de Medio Ambiente, con los responsables de Iberdrola de la obra de ampliación de la red eléctrica de la desalinizadora. Obras que van a afectar a un eucalipto centenario, a un pino y a un olivo situados en la entrada del Cementerio Municipal.
En la reunión “hemos tratado por todos lo medios de salvar los tres árboles de la entrada del cementerio”. Y hemos intentado que el eucalipto, tanto por su valor como especie como por su valor sentimental, pudiera quedarse en el lugar en el que se encuentra actualmente pero “es muy difícil mantenerlo allí por la confluencia de las redes de agua y saneamiento en ese punto y porque carreteras también exige una distancia mínima manteniendo una servidumbre de 25 metros”.
La concejalía de Medio Ambiente ya había hecho las consultas técnicas oportunas por si no era factible dejar allí el eucalipto. “El compromiso inicial es ver si se puede transplantar a algún lugar con las suficientes garantías de que se mantenga vivo, que no sea un esfuerzo inútil”. Para ello el Ayuntamiento va a consultar a empresas especializadas para efectuar esta operación de traslado.
Iberdrola ha ofrecido medidas compensatorias, como plantar más arbolado en otros puntos de municipio, mejorar alguna dotación pública, “pero entendemos que tanto por el espécimen concreto como por la huella en la memoria del pueblo de Torrevieja, el eucalipto es un árbol de toda la vida y lo conocemos todas las generaciones que estamos vivas, tenemos mucho interés en mantener ese eucalipto”, ha concluido Dolón, quien también ha recordado que las obras de la desalinizadora y todo lo que les afecta fueron declaradas por el Tribunal Constitucional“de interés general”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: