Los expulsados del PSOE y Felipe González

Ángel Sáez Martínez – Secretario General PSPV-PSOE Torrevieja
Mientras escribo, pienso en lo que pueden opinar los lectores, a cuántos llegaré con estas líneas y si seré capaz de hacerme entender. De sobra sé que hay intereses que lo enmarañan  todo  para que una gran parte de los ciudadanos, los que están más alejados de  los asuntos públicos, piensen que los políticos locales torrevejenses están  medio locos, todos son iguales o que  no se puede hacer nada por cambiar.
El partido del Alcalde arrastra gravísimos problemas de división interna y  casi nadie habla de ello. El PSOE tiene los suyos con una parte de sus concejales, en cambio,  mantiene un grado de cohesión interna  envidiable como partido. El poder del PP hace que parezca lo contrario. Para eso, invita a intervenir en todos los medios de comunicación al líder de los cuatro expulsados del PSOE. Reparte frases hirientes a diestro y siniestro contra los órganos y las personas de la  que fue su organización. Toda la energía contra sus excompañeros. Ninguna contra el PP. Y esto ocurre sin que aparezca ni un solo atisbo de dignidad que les haga entregar el acta de concejal, para que sean sustituidos y de esta forma no seguir falseando la representación democrática de los torrevejenses. Ya sé que es una ingenuidad pensar que lo van a hacer. Hay mucho en juego.
Muy al contrario, los expulsados,  el Alcalde y su Portavoz Albaladejo,  tienen trazado un plan  para desacreditar al PSOE con argumentos mentirosos  y menosprecios personales, sobre todo dirigidos a mí mismo. Quieren sembrar la confusión entre los electores y el desánimo cuando lleguen los procesos electorales, para que nada cambie en Torrevieja. Y van a comenzar ya.
Siguiendo esta planificada estrategia, el líder de los expulsados del  PSOE soltó una barbaridad en  sus últimas declaraciones. Osó compararse con Felipe González, (¡vaya disparate!), tratando de obtener alguna simpatía entre los ciudadanos despistados. Ni mucho menos. Entre ese expulsado y Felipe hay enormes diferencias y de todo tipo.  Entre otras, que Felipe tuvo que soportar durante tiempo una frase repetida por Aznar que recordarán perfectamente: “¡Váyase, señor González! En cambió, el Alcalde  le dice continuamente a este expulsado de las filas socialistas: ¡Quédese con nosotros! Y, por supuesto, obedece.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: