Los niños protagonistas de la reapertura del Auditorio

Fueron recibidos a la entrada con el espectáculo de un pasacalle circense, pomperos, percusión y cuentacuentos para disfrutar del musical infantil ‘Vamos a la granja’

Álbum, pinchando sobre la foto

Un montón de sorpresas desarrolló ayer el Auditorio Internacional, que tenían por objeto para agradecer a los más pequeños lo bien que se han portado durante el confinamiento, dedicándoles ayer el primer espectáculo, después de la obligada inactividad provocada por la pandemia. Los niños asistentes, acompañados de sus papás, participaron en el show “¡Diviértete con nosotros!”. Los niños se sorprendieron al llegar al Auditorio, por el recibimiento del grupo de percusión “Kilombo Kilombé”, de identidad brasileña que mezcla diferentes estilos de músicas del mundo y que arrancó las sonrisas al público, latiendo con cada golpe de tambor. Una experiencia para todos los públicos y que no dejará indiferente a nadie.

En esta bienvenida no faltaron con los Pomperos, que ofrecieron un espectáculo muy original, fresco y divertido que gustó a todo el mundo, donde estos increíbles seres volando sobre el cielo crearon un ambiente mágico y espectacular. Pompas gigantes, lluvias de pompas pequeñas y burbujas con humo deleitarán a todos.
Y la animación en el exterior la completó Wen Animaciones, que llevó a cabo junto al auditorio un pasacalle nómada circense, que creó un espacio de sorpresa y magia a pie de calle en un rincón inesperado. Una pequeña exhibición de monociclos, malabares, zancos y diábolo sorprendió al ver cómo el deporte, la práctica y los sueños son capaces de con un simple movimiento de cuerpo o un mecanismo motriz arrancar en el espectador una sonrisa, una expresión de asombro o un aplauso.

En el hall del auditorio, los niños pudieron escuchar un Cuentacuentos. Mariano Martínez contó historias divertidas, con participación colectiva, juegos, canciones y trabalenguas. A través de los personajes y de las situaciones de los cuentos, se abrió al niño un amplio abanico de posibilidades que lo ayudaron a conectar el mundo de la fantasía y con su propio mundo, estimulando la imaginación y la capacidad de resolución de problemas.
Para terminar este inolvidable día, en la Sala Sinfónica, las familias se divirtieron con Cantamúsicos y su espectáculo ‘Vamos a la granja’. Un musical diferente y divertido con canciones conocidas por los más pequeños de la casa. El escenario se transformó en una granja donde fueron saliendo todos los animalitos presentados por granjero, el tío Juan y sus sobrinos, también apareció el lobo, que siempre la está liando todo.

El auditorio en su reapertura ha desinfectado todas sus instalaciones y ha establecido una aforo reducido al 50% de la capacidad de la sala (470 entradas a la venta), para mantener las distancias de seguridad, con posibilidad de agruparse por núcleos familiares. Obligatorio el uso de mascarilla dentro de las instalaciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: