Opinión: Algunos acabarán “aborresíos”

Controladores playas

Juan Carlos García Sala. -Torrevejense del Sequión-

A mediados de los 60, un servidor era usuario habitual de la playa del Sequión, cuando era playa, no ahora que es un vertedero de gasoil y suciedad de los innumerables barcos de recreo de nuestros puertos deportivos. Entonces el agua era transparente y se podían recoger “nácares“, berberechos y caracolas de cañailla (los más mayores saben de que hablo). Recuerdo que todas las mañanas del verano, una vez arreglada la casa, mi madre nos llevaba a la playa hasta la hora de comer. Como es preceptivo, colocaba la sombrilla de rigor y allá cerca del mediodía, además del “Pego” con el carrito del helado y el que vendía chufas y cocos, pasaba un cobrador con tíquets por la ocupación de playa (creo que eran 3 pesetas por sombrilla). Ahí actuaba la picaresca y cuando se acercaba, nos íbamos todos al agua a esperar que pasara. Eran otros tiempos y creo que fue el primer funcionario de playas, al menos que yo supiera.

El jueves pasado en el Diario Información, David Pamies sacaba un artículo comentando la puesta en marcha por parte del Ayuntamiento, de la prestación del servicio de ordenación y control de accesos a playas y paseos de Torrevieja, según dice “por las medidas sanitarias derivadas del COVID-19“. Todo esto por un montante de poco más de 1 millón de euros. Según dice, estos contratos tienen el fin de “prevenir aglomeraciones innecesarias en playas y paseos, informar y aconsejar medidas preventivas y actitudes responsables“

Vamos a ver!! si estas funciones y premisas fueron imposibles de conseguir los pasados veranos con restricciones, ¿como piensan llevarlas a cabo este que las restricciones pasaron a la historia?. Solo traerán problemas y momentos incómodos para los empleados y empleadas de playas, cuando las avalanchas mañaneras pongan de bote en bote las playas y paseos, y a ver quien es el valiente que le dice a un turista (o local) , donde y cómo puede acceder a su rincón preferido de la playa.
Me parece muy bien la iniciativa de crear puestos de trabajo que realmente se necesitan en la época estival, pero el cometido que se les asigna, es más una tortura que un trabajo. Horas y horas paseando y entre paseo y paseo, alguna bronca con algún indeseable (que siempre los hay), ya que no tienen ningún poder, solo el informativo.
Y digo yo, ¿no hay tareas más necesarias que podrían hacer?, se me ocurren unas cuantas:

– No estaría mal, que en la extensa costa que tenemos, cada día se limpiaran de residuos (y no sean asociaciones privadas las que se encarguen).
– No vendría mal que el dique de Levante, tuviera un mantenimiento más frecuente.
– No sería mala idea, ir a la perrera a pasear a los perritos.
– Estaría genial, acompañar a los más mayores a la playa o a pasear.Seguro que hay muchas más actividades provechosas, que no sea pasar el verano con las manos atrás, caminando de punta a punta de los paseos de la playa, esperando que acabe la jornada, esperando que acabe la semana, esperando que acabe el mes y así poder cobrar por contarle mis cotilleos al compañero de paseo.

Más de uno terminará “aborresío”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: