Opinión: De política y de educación

Nacho Torres-Marín Comas

Nacho Torre-Marín Comas
Concejal no adscrito de Torrevieja

Dicen que la política refleja la sociedad en la que vivimos y si es así, más vale que empecemos a modificar conductas pues la política municipal en Torrevieja se está convirtiendo en un símil del programa estrella de una de las cadenas de la televisión privadas que, por desgracia para la cordura, tiene más audiencia en este país.

La representación política debería ser un ejemplo a seguir para la ciudadanía. Ejemplo de educación, transparencia, honestidad, respeto y bienhacer.
Es importante convertir la política en un diálogo constructivo, en un intercambio de ideas que beneficien al ciudadano, compaginar la forma diversa en la que cada ideología piensa es la mejor forma de hacerlo.

Siempre que se respeten los derechos humanos todo es debatible y opinable y aquellos que no los respeten no pueden tener cabida en las instituciones democráticas sino solo en las dictaduras, de las que todavía quedan muchas en el mundo y a la que por desgracia algunos, con ayuda de otros, intentan retrocedernos en este país para cercenar todos los derechos por los que hemos luchado y conseguido durante décadas.

La situación en nuestro consistorio está pasando por una nueva etapa, con retos muy diferentes a los que estábamos acostumbrados, lo que genera unos resultados y actuaciones que a veces son incomprensibles para muchos ciudadanos. Las votaciones no se ven alteradas pues cuando hay una mayoría absoluta, la oposición con sus votos no puede hacer modificaciones que el gobierno mayoritario no quiera, así que el resultado es el mismo que era antes de los cambios acontecidos.

Intrigas, tejemanejes, insultos, malos gestos, absoluta hipocresía, opacidad y mucha falta de educación es lo que se observa en el ambiente político de nuestra ciudad y creo que éso nos aleja del objetivo fundamental que es la atención ciudadana directa.
Somos ya tres concejales no adscritos que seguimos trabajando por los intereses de la ciudad y los ciudadanos (veremos si aumenta el número antes del final de la legislatura), sin buscar réditos políticos ni votos para ningún partido. El único objetivo es colaborar sin toxicidad y conseguir retos que antes parecían más lejanos de llegar a buen fin.
Fiscalizar y controlar siempre; es la misión de la oposición y también lo es denunciar lo que parezca irregular o ilegal pero, los juicios y las etiquetas mejor dejarlas para los jueces, y mientras tanto, no queda otra que colaborar con el gobierno y resto de la oposición en los sectores que se pueda beneficiar a la ciudad, al ciudadano y sus derechos, a sus animales y el medioambiente.

A quienes han optado por el enfado, el reproche, el insulto y el cambio de actitud por la nueva situación dejando que les afecte lo personal en lo político y lo político en lo personal, decirles que es a ellos a quien les perjudica y les retrata; que los cambios ayudan siempre para evolucionar si se canalizan de forma positiva. Ni mi integridad ni mis objetivos se ven alterados por esos comportamientos aunque a veces hayan sido puntualmente dolorosos.

Pero es hora de mirar al futuro y desde este momento opto por el positivismo, la coperación y conseguir un final de legislatura coherente con la realidad que tenemos, constructivo y productivo, donde el ciudadano sea el centro y meta de nuestro trabajo.

Desde mi concejalía independiente seguiré luchando y colaborando por conseguir los cuatro pilares de mi actuación: Mejoras en la Diversidad de Género y Funcional, Accesibilidad, Bienestar Animal y la formación del equipo de fútbol Powerchair que represente a Torrevieja a nivel nacional e internacional. Entre todos, todas y todes podremos conseguirlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: