Opinión: El gobierno del fake

Rodolfo Carmona
Concejal del GMS de Torrevieja

La actividad municipal anda estos días a marchas forzadas, parece que se han dado cuenta de que tenían que dar un cambio de ritmo y ponerse a trabajar en serio, lo que no sabemos si para la ciudad o para la galería o para los amigos o amiguetes del cuenta con ello, cuñao. Y por qué digo esto. Pues muy sencillo, muchos de los proyectos planteados no están muy claro si benefician a toda la ciudadanía o sólo a un reducido grupo.
Por poner algunos ejemplos, tenemos la construcción de rascacielos en primera línea de playa, desmantelamiento del parque del Acequión a mayor gloria de la constructora interesada, proyecto de las Eras de la Sal, cuya principal función es ponerle un paseo en la puerta y alfombra roja a las torres de Dña. Sinforosa y Baraka, proyecto del puerto a capricho de quien promete el oro y el moro, prórroga del contrato de Agamed a costa de unas pluviales que lleva años sufriendo la ciudad, contrata de basuras, que ahora sí, después no, más tarde sí y ahora otra vez no, para acabar ofreciendo una empresa pública, que tendrá de pública lo que Donald Trump de democracia. Desde que el pleno aprobó lo del Procedimiento de Fiscalización e Intervención previa limitada, las pretensiones del gobierno municipal han subido de revoluciones. Siempre he pensado que la serenidad es fundamental en política, saber dónde se está y para qué se está, saber que gobiernas para todos y no para quien te baile el agua y te diga que bien lo haces. Y, con toda sinceridad, creo que el Partido Popular de Torrevieja se ha olvidado por completo de ello.
Y se ha metido a veces, demasiadas veces, en berenjenales absurdos. Uno de ellos es el tema de la reversión del Hospital Universitario de Torrevieja. Un tema que el PSPV y la Consellera, Ana Barceló, han tomado con decisión, prudencia y sentido de la responsabilidad. Y en el que Eduardo Dolón da la impresión de haberse convertido en un aparente representante comercial de Ribera Salud. Confundiendo los intereses de la empresa con sede en Estados Unidos con los intereses de Torrevieja. Y no, no es lo mismo. No es lo mismo los programas Medicare y Medicaid de USA que el servicio de la Seguridad Social española. Si me dan a elegir, que cantó Rosalía en aquella inolvidable gala de los goyas, me quedo con la universalidad de la Seguridad Social.
Si hay algo en lo que falla este gobierno es en la lealtad institucional. Está siempre empeñado en una absurda guerra de guerrillas que termina por perjudicar a Torrevieja, pero no parece importarle. Ellos, que tanto hablan de oposición responsable, no han dejado de desarrollar una oposición de bomba nuclear frente a los gobiernos de Ximo Puig y de Pedro Sánchez. En el delirio del a sangre y fuego para el PSPV y el PSOE se llega a divulgar noticias inventadas. La última afecta a la Consellera, Ana Barceló, y a una reunión que ha tenido lugar en Guardamar con los alcaldes del Área de Salud 22. Según Eduardo Dolón, no ha sido invitado y lo suelta sin pestañeo alguno. Lo cierto es que sí ha sido invitado e informado de la reunión y no ha querido acudir o no ha podido acudir. Él sabrá por qué. Y también debería aclarar el por qué todos los alcaldes, al menos los del Partido Socialista del Área de Salud 22 han dado la cara, mostrando datos e informando durante toda la pandemia mientras él ha guardado un clamoroso silencio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: