Opinión: “La frase tonta de la semana”

Antonio Ruiz Sáez.  Concejal del GMS.

Antonio Ruiz, concejal del G.M.S. - Torrevieja

Con el comienzo de la primavera, que la sangre altera y los sentimientos se acentúan, sugeriría a los medios de comunicación locales que hiciese un ranking de las frases más tontas de la semana que pronuncian algunos políticos. Entre ellas- las frases más tontas- a escala local que ocuparía el primer puesto serían la pronunciada por el concejal de la policía local, Don Eduardo Gil Rebollo, achacando las inundaciones de las últimas lluvias a los papeles y a las hojas que atascaban los sumideros. Si fuese así tan simple, uno se preguntaría, ¿con el paro existente en nuestra ciudad y una brigada verde infrautilizada por que no se prevé la situación limpiando periódicamente los dichosos sumideros?. Este mismo concejal, en mis tiempos de la Federación de Asociaciones vecinales de Torrevieja, fue el que atribuyó los problemas que acarrean cuando caen cuatro gotas a la zona de LA HOYA, a eso que era una hoya.

En días pasados, leí una entrevista con el poco honorable ex presidente de la Generalitat, señor Camps, en las que decía que se sentía preparado para ser Presidente de Gobierno y volver a dirigir al Consell, o que la austeridad la llevaba por bandera. Recuerdo la carcajada que solté y pensé como ha podido este individuo llegar a ser Presidente de la Generalitat y decir esas sandeces cuando ha arruinado a la Comunidad Valenciana con sus despilfarros, a no ser que el concepto de austeridad sea el de las estrecheces económicas para los ciudadanos.

Y no me quiero acordar de otra frase del concejal de las chapuzas, que no sabe la diferencia entre una baldosa agrietada de una rota.

En fin, a veces pienso qué hemos hecho los ciudadanos para tener que sufrir a semejantes elementos… pero como la primavera ha llegado y con ella llega el amor, creo que por una vez voy a ser bueno y dejar estas manifestaciones en el capítulo de las anécdotas pues ya pasará la pasión primaveral y nos encontraremos con la realidad: la incapacidad manifiesta de gobernar una ciudad o una Comunidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: