Presentado en Santos Ochoa “Lo que aprendí de un vagabundo”

Marta

Marta Sarramián

“El camino de cada uno es único e irrepetible”, así comenzó la presentación del libro “Lo que aprendí de un vagabundo” que se celebró ayer en la Librería Santos Ochoa de Torrevieja a las 18,30 horas. Una presentación en la que la autora nos hizo un recorrido por las causalidades, sincronías y conexiones que le han llevado a viajar por toda España y México después de la autopublicación de este libro del que ya se han vendido más de mil quinientos ejemplares, cifra a destacar si se tiene en cuenta que para llegar a ser best seller se necesita superar tan solo los tres mil ejemplares vendidos.
“Cuando haces lo que tienes que hacer, todo se sintoniza para abrirte las puertas hacia tu propio destino, sólo es cuestión de saber hacia dónde quieres ir, pero esa respuesta nunca vendrá dada hasta que no sepas quién eres.” Esta es una de las muchas enseñanzas que nos dejó Marta Sarramián en la presentación de ayer.
Lo que aprendí de un vagabundo recoge muchas de las enseñanzas que a la autora le han ido trasladando a lo largo de su vida como cooperante. Según Marta Sarramián, muchos de los mensajes principales que contiene este libro me fueron dados en boca y voz de Vicente Ferrer.

SINOPSIS

Y ahora dime. Tú, ¿quién eres? Así acaba esta novela en la que la protago¬nista cuenta cómo volvió a descubrirse a sí misma en Santiago de Compostela, en un fortuito encuentro con Manuel, un vagabundo enigmático y cautivador al que había conocido hacía siete años en India.
A través de un recorrido por este país y de una particular terapia, la protago¬nista hace el viaje más extraño y duro de su vida. Una introspección al centro de su alma que le ayudará a hallar su verda¬dera esencia.
Una novela que atrapa por su capaci¬dad de transmitir sensaciones y trasladar al lector al lugar de los hechos. Una no¬vela para sentir y vivir.
“Todos somos vagabundos de alguna manera. Unos lo hacemos físicamente, otros espiritualmente, pero la mayoría de nosotros vagamos por esta vida sin rumbo y sin destino. No importa el lugar donde estés, lo importante es hacia donde te diriges.”
“Los personajes de este libro corres¬ponden a personas que, de alguna manera, me marcaron para siempre. Aquí queda la esencia de cada uno de ellos. Aquéllos que con todo su amor me regalaron parte de su ser. Con la ilusión de quien compar¬te algo muy simple y, a la vez, muy suyo, os regalo esta historia, para que disfrutéis de ella y podáis hallar la esencia que yo hallé”.

PRÓLOGO

Lo primero que vino a mi mente cuando comenzó a rondarme la idea de escribir un libro sobre India fue su título. Recuerdo, exactamente, el momento preciso en que cayó en mis pensamientos.
Estaba tumbada boca abajo, completamente relajada mientras me daban un masaje ayurvédico corporal. Llovía torrencialmente en Hampi (India), las gotas de agua caían sobre la uralita del techo, olía a incienso y aceite de coco, me sentía bien entre las manos de aquella mujer que recorría mi cuerpo. Mi mente estaba en blanco cuando, de pronto, por mis pensamientos voló aquella frase como un ángel anunciador que viene y va. Desperté de mi letargo y me dije a mí misma: Lo que aprendí de un vagabundo, ¿por qué no? Y, aunque me habían dicho que lo último que se decide cuando se escribe un libro es su título, presentí que aquel libro no iba a seguir el proceso normal puesto que iba a dejar a un lado a la cabeza para dar rienda suelta al corazón.
Empecé a escribir un día cualquiera de enero con el único propósito de relatar una historia para mis amigos y para mí misma, puesto que hasta ese preciso momento de mi vida había aprendido, digerido y disfrutado tanto que quería compartirlo con la gente a la que quiero y por pensar y soñar más, repartirlo al mundo. Quería escribir, pero sobre todo, deseaba transmitir todo lo que me habían enseñado y que en cierto modo, yo ya sabía. Aquí queda reflejada parte de los conocimientos y sabiduría que me han trasladado aquellos que me han marcado.
“Lo que aprendí de un vagabundo” es mi primer bebé y lejos de hacer grandes retoques, una vez ya escrito, he querido dejarlo y conservarlo como estaba para que, de este modo, conserve la frescura de un corazón abierto a todos vosotros. Un viaje al centro de un alma para que todos los que tengáis este libro entre vuestras manos podáis, si así lo deseáis, hacer el recorrido más vertiginoso y, a la vez, gratificante de vuestra vida. Un viaje hacia vosotros mismos.
El protagonista de la historia, Manuel, existe como tal. Un vagabundo que se cruzó en mi vida y que me hizo enderezar mi rumbo. Un ser especial que sin nada me lo dio todo y con ese todo me devolvió a la nada para enseñarme a sentir y vivir desde otra perspectiva. En Manuel se concentran muchas de las personas que han pasado por mi vida dejando una huella imborrable. Los personajes de este libro corresponden a personas reales que, de alguna manera, me marcaron para siempre. Por respeto a ellos, he variado algunos nombres, historias y lugares. Aquí queda la esencia de cada uno de ellos. Aquéllos que con todo su amor me regalaron parte de su ser.
Con la ilusión de quien comparte algo muy simple y, a la vez, muy suyo, os regalo esta historia, para que cada uno de los que disfrutéis de ella, podáis hallar la esencia que yo hallé.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: