Torrevieja acogió ayer un encuentro de Oftalmólogos especializados en pediatría

“El trabajo conjunto entre oftalmólogos y pediatras favorece el diagnóstico y tratamiento de los pacientes pediátricos”

Torrevieja  acogido ayer un encuentro en el que medio centenar de profesionales han analizado el papel del pediatra en oftalmología pediátrica, desde la detección de problemas visuales, la valoración de la visión infantil, así como el momento en el que los facultativos deben derivar al oftalmólogo. Los servicios de pediatría y oftalmología del Departamento de Salud de Torrevieja, han celebrado esta mañana una jornada de carácter científico en el salón de actos del Hospital de Torrevieja, en la que se han dado cita pediatras, oftalmólogos y profesionales interesados en la materia objeto de abordaje. Durante este encuentro, medio centenar de profesionales han analizado el papel del pediatra en oftalmología pediátrica, desde la detección de problemas visuales, la valoración de la visión infantil, así como el momento en el que los facultativos deben derivar al oftalmólogo. La jornada ha tenido un carácter multidisciplinar y ha sido organizada en colaboración con el equipo de profesionales de la Clínica Oftálica de Alicante, pretendiendo redundar en una mejor atención de los pacientes pediátricos, ayudando a prevenir trastornos como la ambliopía (“ojo vago”) y otras alteraciones visuales de la infancia.

Cuestiones como la orientación y el diagnóstico terapéutico del estrabismo, párpados y sistema lagrimal, diagnóstico diferencial y abordaje terapéutico del ojo rojo, catarata y glaucoma congénito y patología retiniana en la infancia, también han sido abordadas en esta cita de interés para el conjunto asistencial.

La jornada ha aportado a los profesionales de pediatría una actualización en el tratamiento de los problemas oculares de los pacientes pediátricos, conociendo de primera mano las claves para un diagnóstico óptimo y derivación de las patologías al especialista.

El ojo del niño está en constante desarrollo hasta alcanzar su madurez a los 7 u 8 años. Un diagnóstico precoz de cualquier anomalía puede ofrecer una solución total y definitiva a la misma. Así, resulta fundamental la prevención de los problemas de visión, apostando por la capacidad de actuación sobre los problemas oculares para garantizar la salud visual de los pacientes pediátricos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: