Torrevieja amplía su patrimonio cultural con la nueva imagen “El Dulce nombre de Jesús”

La Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Caída bendijo ayer la nueva imagen, obra de Víctor García Villalgordo

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum. “Así se hizo” AQUÍ

La Parroquia de San Pedro y San Pablo, sede canóniga de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Caída, se llenó ayer fieles para asistir a la bendición de la nueva imagen de “El Dulce Nombre de Jesús”, la cual será titular del paso juvenil que se incorpora a dicha cofradía. En el acto estuvieron presentes, la Vicealcaldesa de

VÍDEO: Pinchando AQUÍ

la ciudad, Rosario Martínez Chazarra; la concejal, Sandra Sánchez; el presidente de la Junta Mayor de Cofradías, Paco Beltrán, junto a varios miembros de la misma; la Presidenta del colegio concertado la Purísima de Torrevieja, Ana María Javaloyes; la directora del Conservatorio “Francisco Casanovas”, María Ortigosa; el autor de la obra, Víctor García Villagordo; la Presidenta de la Caída Rosario Chazarra, que ha dejado el cargo después de muchos años, junto a la nueva regidora de la cofradía, Ana Rueda, presidentes, hermanos mayores y socios de varias Cofradías y Hermandades de la Semana Santa Torrevejense.

El acto estuvo presentado por la crevillentina, Elodi Moreno, que comenzó con el descubrimiento de la imagen por parte de la nueva y la antigua presidenta y el autor de la obra, cuya belleza provocó un unánime aplauso de los congregados. A continuación Expedito Vicente Vázquez, uno de los cofrades artífices en la creación y desarrollo de “El Dulce Nombre de Jesús”, explicó cómo surgió el proyecto en la cofradía, definiendo a la imagen pasionaria infantil, como un gran terremoto de fe. Como un grumo sal, que cristalizará en generaciones futuras, destacando la importancia que requiere así como involucrar a nuestros herederos con la responsabilidad que merece.

Valoró el hecho que a pesar de una crisis económica, a pesar de una guerra en el corazón de Europa, de una situación de pandemia y de una crisis social y climática, seguimos creyendo, haciendo brillar una alegría eterna y divina mediante este acto, que hace no tengamos que envidiar de otras Semanas Santas, sino hermosear la nuestra y hacerla relucir como Única que es. Para terminar desveló que existe un proyecto de convenio entre la cofradía y el Colegio “La Purísima“, para que la nueva imagen tenga en esa institución su sede de culto y semilla de futuros cofrades.

La Eucaristía que estuvo oficiada por el Párroco de San Pedro y San Pablo y Consiliario de la Cofradía, Pedro Payá Giménez, tuvo momentos muy emotivos, como la solemne bendición de la imagen, las ofrendas realizadas por los más pequeños de la cofradía: alimentos para los más necesitados, el martillo de capataz del nuevo trono y las velas que posteriormente iluminaron la imagen de “El Dulce nombre de Jesús”.

“Los niños son pequeños,… pero no tontos”

Pedro Payá, comenzó su homilía comentando que veía en la imagen a la pequeña hija de la recientemente fallecida, Marta Lozano, porque es reflejo del sufrimiento aunque sean niños, porque como dijo en varias ocasiones: “Los niños son pequeños, pero tontos”, por ello pidió, que a ellos que son como una “esponja” y el reflejo de lo que hacemos los padres, los maestros, los curas, … siempre harán en el futuro lo que vean ahora, por ello pidió que no hagamos cristianos solo de Semana Santa, sino de todo el año, y que vemos en la preciosa imagen de Víctor García, el dolor y el sufrimiento de los niños y niñas, porque “Son pequeños, … pero no tontos”.

La parte musical contó con la extraordinaria participación del Coro “Maestro Casanovas”, dirigido por Sabina Martínez, con acompañamiento de órgano de Germán Boj, interpretando las obras: “Canticorum Jubilo de Haendel” como canto de Entrada. “Kyrie” y “Alleluia” de la misa Pro Europa. “Ave María” de Caccini, en el ofertorio. “Sanctus Benedictus, Cordero de Dios “ y “Agnus dei” de la Misa Pro Europa y en la comunión con “Ave Verum “ de Mozart, contando en varios los temas con las solistas Nuria Maddaloni y Lucía España.

Al término de la eucaristía ofrecieron un canto muy especial, en el que el Coro “Maestro Casanovas” junto con el Coro de Enseñanzas elementales del Conservatorio “Francisco Casanovas“, entonaron una corta obra coral con acompañamiento de órgano, cuyo nombre es “Dulce Nombre de Jesús”, compuesta para el acto por Expedito Vicente Vázquez y armonizada por doña Sabina Martínez y que se desarrolló en plena oscuridad, solo con la luz que desprendían las luminarias que portaban los asistentes.

La Cofradía de “La Caída” tuvo sendos reconocimientos con el autor de la obra Víctor García Villalgordo, la directora de los Coros, Sabina Fernández y la directora del Conservatorio Profesional “Francisco Casanovas, María Ortigosa, así como a la presentadora del acto, Elodi Moreno, que a su vez entregó un obsequio en nombre de la Semana Santa de Crevillente a la Vicealcaldesa, Rosario Martínez, al Presidente de la JMC, Paco Beltrán y la Presidenta de “La Caía” Ana Rueda.

Imagen de “El Dulce Nombre de Jesús” “…Y a pesar de todo, seguimos creyendo”.

Bajo este lema, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de La Caída de Torrevieja, revela una nueva aportación a nuestra Semana Santa: “Dulce nombre de Jesús”. La misma es una talla escultórica de extirpe levantina, realizada por el artista Víctor García Villalgordo, quien fue pupilo y aprendiz de los imagineros que esculpieron el titular de la cofradía, y actualmente renombrado entre los mejores contemporáneos, tras más de 25 años de trayectoria y experiencia.

En ella ha plasmando la tierna inocencia de aquel que había nacido para morir en la cruz y que está lejos del sentimiento trágico, no caído y cargando con la cruz, sino abrazado arrodillado al madero, reflejando la redención de un tierno infante que sabe sereno el destino al que ha venido al mundo, dónde la humanidad se refleja en un tierno corderito que mira sonriendo al pequeño Buen Pastor.

La escultura ha sido ejecutada en madera de cedro policromada de un metro de altura, reflejando un niño de tamaño natural de unos 7 años, entronizado y enmarcado en una peana tallada en madera de caoba, completada con una aureola occipital de plata, de fino diseño con haces fugaces coronantes.

Sin duda una gran obra nacida y obrada en Torrevieja, la cual sintetiza la confluencia de elementos en manos de su autor,  técnica imaginera y armonía escultórica, que impregnan un gran trasfondo de Fe.

El Dulce nombre de Jesús (Víctor García)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: