Torrevieja vivió anoche la mayor manifestación de fervor popular de la historia en honor a su Purísima

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto

El pueblo de Torrevieja se echó en la tarde de ayer a la calle para acompañar a su patrona, la Purísima Concepción, en su Magna y Solemne Procesión que arrancó desde su templo arciprestal, después de la Eucaristía que ofició el Parróco Manuel Martínez Rocamora, y que estuvo amenizada por el Coro “Francisco Vallejos”,

VÍDEO: Pinchando sobre la foto

dirigido por Belén Puente y con la participación extraordinaria de Jorge Carrasco al órgano. La procesión fue abierta por los “charamiteros” Fernando y Roberto, que interpretaron tradicionales melodías con la dulzaina y el tamboril, la Cruz Parroquial y ciriales, seguida del estandarte de la Asociación Hijos de la Inmaculada y la banda de la Sociedad Musical “Ciudad de Torrevieja – Los Salerosos”, dirigida por Alejandro Gómez, naciendo a continuación dos largas hileras de alumbrantes que contó con la mayor participación de la historia, haciendo gala de una gran solemnidad y organización, contando con el apoyo de los miembros de la Junta Directiva de la Asociación Hijos de la Inmaculada. La Purísima al salir al umbral del Templo Arciprestal, fue recibida a los sones de la “Marcha real”, interpretada por la banda de la Unión Musical Torrevejense, dirigida por Carlos A. Ramón. La presidencia eclesiástica estuvo encabezada por el vicario de la Inmaculada, Pedro Payá Giménez, acompañado por los sacerdotes José Antonio Moya y Mariano Martínez Bernard: el párroco de La Mata, José Manuel Poveda: el del Sagrado Corazón, Aurelio Ferrándiz y el vicario Mikel Uribe. La presidencia civil la ostentó el alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón, junto al presidente de la Asociación Hijos de la Inmaculada, Antonio Aniorte, acompañados por la Reina de la Sal, Maribel López Cerdán, junto a sus damas Minerva Sinnema Carnecero y Lucyla Pérez Aznar; la vice alcaldesa de Torrevieja, Rosario Martínez Chazarra; la concejal de Fiestas, Concha Sala y otros miembros de la Corporación Municipal.

El exorno de la patrona de Torrevieja, estuvo formado por dos mil orquídeas blancas de la variedad “Cymbidium”, vía Holanda, donadas por Gerardo Rodríguez del Valle y primorosamente colocadas por Inmaculada Casamayor de Floristería Carmina, luciendo la cruz de los esmaltes que perteneció a la anterior imagen de La Purísima, así como la corona aureola de su coronación canónica de 1966 y la corona imperial con que le obsequió, José Mellado en los años 80.
Varios fueron los momentos más destacados de la procesión, como la tradicional llegada a las puertas del Casino, donde la Virgen fue saludada con el disparo de un espectacular castillo de fuegos artificiales. Después a la llegada de la imagen a las antiguas escuelas graduadas, actual Biblioteca Municipal, la Masa Coral “José Hódar”, dirigida Miguel Guerrero, entonó la emotiva habanera “A mi añoransa” de Cerdán y Vallejos.

Finalmente en la calle Azorín y en las cercanías de la sede la Hoguera “Molinos del Calvario”, por iniciativa de ésta se disparó una profusión de fuegos artificiales, así como fue lanzada sobre la imagen una espectacular petalada de flores. La comisión también aportó saludos en forma de pólvora tanto a la salida como a la entrada de La Purísima a su templo, que a su llegada fue situada en la entrada del mismo mirando a su pueblo, mientras sonaban la “Salve Marinera” y el “Himno a la Inmaculada”, por el Coro “Francisco Vallejos” y la Banda de la Unión Musical Torrevejense.

El presidente de los Hijos de la Inmaculada, dirigió unas palabras a todos dando las gracias por la acogida dispensada a la patrona, pidiendo que ese fervor no solo sea el del 8 de diciembre sino de todos los días del año, en que se puede visitar en su camarín. Agradeció al Ayuntamiento el apoyo recibido, a su directiva y los sacerdotes participantes su trabajo continuo, anunciando que el próximo mes de mayo la Virgen “peregrinará” a la Parroquia del Sagrado Corazón con motivo del “Año Jubilar” por el 50 aniversario de su fundación como Parroquia.
La virgen entró en su casa sobre las diez de la noche entre vítores y aplausos, siendo despedida con el Himno Nacional y un sonoro repicar de campanas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: