Un caldero para unas comensales con “estrellas”

Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto

F.Reyes – La Verdad / Fotografía: F. Guardiola

VÍDEO: Haciendo el caldero

VÍDEO: Haciendo el caldero

Algunas de las más destacadas cocineras del panorama nacional, coordinadas por la periodista, Mar Martí y convocadas por Susi Díaz, del restaurante La Finca, de Elche, pasaron ayer una auténtica jornada de playa y alta cocina en la costa torrevejense, acogidas por un símbolo de los fogones salineros como es José Antonio Álvarez de Restaurante Barlovento, uno de los buques insignias de la Asociación de Hostelería de Torrevieja y Comarca. Tras visitar Alicante, las integrantes de este prestigioso “club” gastronómico, que ya el pasado año se encontraron en San Pol de Mar (Barcelona), contando como anfitriona a la mundialmente conocida, Carme Ruscalleda, han decidido darle continuidad a su reunión anual. Teniendo en cuenta que muchas de sus compañeras son de la provincia de Alicante, como es el caso de Lola y Mari Carmen Vélez de La Sirena de Petrer; Chelo Coloma, esposa del genio del chocolate, Francisco Torreblanca de Elda, que también hizo acto de presencia; María José Sanromán de El Monastrell de Alicante y Sole y Toni Batelles de Casa Pepa de Ondara. Todas son ejemplo de la gastronomía alicantina y muchas de ellas están “tocadas” por las prestigiosas estrellas Michelín, como otras ilustres cocineras que hicieron unos cuantos kilómetros para compartir estos momentos, como es el caso de Fina Puigdevall de Les Cols (Olot); Macarena Castro, de Jardín (Mallorca); María Solivelles de Ca Na Toneta de Caimari (Mallorca), así como Cuchita Lluch, presidenta de la Academia de Gastronomía de la Comunidad Valenciana. Todas ellas se dieron cita en la orilla de la mar, donde de forma extraordinaria y en honor a tan laureadas comensales, Jose de Barlovento, dirigió para todas ellas la elaboración del “rey” de la gastronomía torrevejense y marinero por antonomasia: El Caldero. Buenos pescados de roca y corte, inmejorable fondo de pescados de la bahía, las únicas ñoras de Guardamar y el toque de la sal de Torrevieja, dieron como resultado un sensacional arroz, elaborado en el tradicional caldero de hierro colado a la lumbre de la leña, acompañado de un auténtico festival de pescado, que dio muestras de la riqueza culinaria que atesora toda la costa alicantina y en particular la salinera. Tanto en nombre del ayuntamiento, como de la Diputación Provincial, el diputado de Turismo, Joaquín Albaladejo, acudió a darles la bienvenida y les obsequió con las ya conocidas sales especiadas de Torrevieja, así como con otros artículos promocionales de la Costa Blanca.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: