Un Juzgado condena a la Generalitat Valenciana a indemnizar a 153 médicos por no dotarles de equipos de protección en la primera ola del Covid

Percibirán entre 5.000 y 49.180 euros, según las circunstancias. La sentencia será recurrida ante el Tribunal Superor de Justicia

La protección eran bolsas de la basura

El Juzgado de lo Social número 5 ha condenado a la Conselleria de Sanidad valenciana a indemnizar a médicos por no proveerles de suficientes equipos de protección durante la primera ola de la pandemia de Covid-19. El titular del juzgado, el magistrado Barrio Martín, condena a la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana a indemnizar a 153 médicos con cantidades que oscilan entre los 5.000 y los 49.180 euros por no proveerles de suficientes equipos de protección individual durante la primera ola de la pandemia por Covid-19.

El juez ha dictaminado que el incumplimiento de las medidas de prevención individual supuso “un grave riesgo para la seguridad y la salud de todos los trabajadores sanitarios, especialmente para el personal facultativo, por su exposición directa al riesgo de contagio que ha significado”.

Medidas insuficientes
Considera el magistrado que ha quedado acreditado que las medidas adoptadas por la Consellería no fueron suficientes para garantizar la seguridad de los empleados demandantes, de los medicos. “El personal sanitario solo dispuso de una mascarilla por semana para la prestación de sus servicios”

Por esta razón, determina queestos profesionales “tienen derecho a ser indemnizados por los daños y perjuicios personales y morales ocasionados”, añade. El fallo recoge que la Conselleria infringió su obligación de protección “desde el conocimiento que se tenía de la existencia de una pandemia de Covid-19 y, especialmente, desde la declaración del estado de alarma”.

“Los médicos alegaban en su demanda que se vieron en la necesidad de reutilizar batas desechables” Razona el magistrado que “durante los meses de marzo, abril y mayo de 2020 el personal sanitario de los centros médicos de Alicante solo dispuso de una mascarilla por semana para la prestación de sus servicios en los respectivos centros sanitarios, incluida la atención de pacientes infectados de coronavirus, ya que las mascarillas de que disponían estaban guardadas bajo llave por los responsables del respectivo centro.

Material bajo llave

Y añade Barrio Martín, que “el hecho de que fuera necesario guardar bajo llave las mascarillas disponibles , es prueba de que no se había hecho acopio suficiente de las mismas y de que las mascarillas que se habían adquirido con antelación al estado de alarma o durante el mismo no fueron suficientes para salvaguardar la salud y seguridad en los puestos de trabajo”.

En su demanda, los médicos alegaban que se vieron en la necesidad de reutilizar batas desechables, las cuales se enviaban a esterilización, a pesar de que se empleaban en la atención de pacientes con coronavirus.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: