XIV Jornadas de Teología: 2º Día – La Esperanza

Redacción/Fotos: Alfonso /Pedro
Ayer 19 de Agosto, segundo día de las Jornadas de Teología que la Parroquia de la Inmaculada organiza y que se celebró a las 20.30 h. en el Palacio de la Música. El Padre José Román Flecha nos habló sobre la 2ª de las Virtudes Teologales, la Esperanza. Al acto asistió en este día la Concejala de Bienestar Social, Lola Canales,  acompañado por Julia Villa y María Daniela Biló que también expusieron sus alocuciones, igual que el día anterior, además entre los asistentes se encontraban también las Hermanas Carmelitas de Torrevieja.
Como decíamos el tema a tratar ayer, es la Esperanza, bajo el lema Esperanza y Compromiso, tratando los siguientes apartados:
1. Estructura de la Esperanza Humana (Esperar es tender confiadamente a un futuro en el que se imagina realizable el proyecto humano de ser, Diferenciar entre “yo espero que “ y el “yo espero”).
2. Un mensaje revelador (Una Esperanza personal, confianza en Dios, no en las riquezas ni en la propia justicia y santidad, ni en las cosas perecederas, el Dios de la Esperanza; Una Esperanza comunitaria, Jesús inaugura un pueblo fundado en un nuevo código de felicidad que pide la llegada del reino de Dios e invita a sus discípulos a incorporar a todas las gentes de la tierra; y una Esperanza cósmica, se anuncia la era mesiánica con los colores del paraíso).
3. Una tarea para hoy ( Vocación profética del creyente y de la Iglesia, Celebrar los pasos de la “niña esperanza” y Crear las estructuras que hacen posible y creíble la Esperanza).
Para concluir D. José Román nos pidió que reflexionásemos sobre:
Si vives la Esperanza, no pesarás jamás que “nada hay nuevo bajo el sol”, sino que intentarás buscar nuevas soluciones para los nuevos problemas, no te dormirás en la cómoda pereza de las metas conquistadas, sino que concebirás la vida como un camino que has de ir marcando con tus propios pies, no negarás el dolor ni el mal ni la tristeza, en un optimismo ingenuo o ciego, pe sabrás que la liberación llega al amanecer, no aguardarás la victoria como un mero regalo de Dios, porque Dios te da la fuerza y el coraje para que el triunfo sea suyo, no te esforzarás en explicar el sufrimiento y la injusticia, sino que trabajarás por extirpar los gérmenes que los hicieron surgir, no te creerás en la cima del bien , de la bondad, o de la belleza sino que bajarás al valle del diálogo con lo malo, lo erróneo, lo repulsivo, no pensarás que eres el único peregrino y ofrecerás tu cayado, tu mano y tu corazón a los hombres que caminan a tu lado, no caerás en la tentación del tener, porque cuando se va de camino las cosa son un estorbo y ya sólo importa el ser, no maldecirás el mundo, porque tu esfuerzo realiza poco a poco “el cielo nuevo y la tierra nueva” donde el esfuerzo, el trabajo y el amor alcanzarán su sentido, no tendrás miedo a la muerte, porque el peregrino es un profeta, hijo de la nostalgia, siempre en camino hacia una patria a la que vuelve, no confiarás en los ídolos que te amarran al presente, sino que te abrirás al futuro al que te llama la Palabra que se ha hecho carne, y confesarás a Jesucristo Resucitado, camino, verdad y vida, que nos ha prometido estar con nosotros todos los días hasta el fin del tiempo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: