Adiós a la 10ª edición de los “Días azules de Ocio” de Aquópolis

Álbum, pinchando sobre la foto

Con la asistencia ayer 196 personas, de las cuales 107 lo eran con discapacidad, 75 acompañantes y 14 voluntarios y voluntarias particulares y de asociaciones de la provincia, procedentes de Elche, Alicante, Villena, Alcoy, Mutxamiel y San Vicente., se cerraba un nuevo ciclo de los “Días azules de Ocio Azul inclusivo” que en su décima edición ha hecho que muchos voluntarios, la mayoría de ellos jóvenes, hayan apartado durante este verano y por unos sábados, sus trabajos, sus inquietudes y sus días libres para acompañar y atender a muchas personas con discapacidad funcional que la Asociación AMFA, con la impagable colaboración de Aquópolis Torrevieja, viene realizando desde hace con su programa “Días de Ocio Azul Inclusivo”.

Junto a ellos, la siempre inquieta Mari Carmen Mora, presidenta de la entidad, aunque este año ha estado en los boxes “por avería” y Sandra Lorenzo, que imperturbables ante cualquier contingencia siempre están ahí para que no les falte de nada a los chicos y chicas que por unos días, disfrutan de unas de las mejores instalaciones de ocio acuático de la Costa Blanca y cuyo director, Jesús Herrero, no duda en gestionar su cesión en cada ocasión que son requeridos. La anécdota del día la pusieron este maravilloso grupo que quisieron ser cómplices de la despedida de soltera de una de las voluntarias más activas y celebrado el cumpleaños de uno de los participantes.

Pero sin duda alguna los que acaparan los méritos son esos “ángeles vestidos con camiseta azul”, que no solo ayudan físicamente, sino que se prestan a repartir abrazos y carantoñas a cada uno de esos seres tan cristalinos como el agua, bañándoles y dándoles todo su cariño.

Ya hemos hablado demasiado y repetitivamente de las funciones de estas campañas y de qué y cómo se realizan, pero el más importante, el imprescindible para que se repita cada año y el que viene serán ya once ocasiones en que hará, es el amor, … un amor compartido por voluntarios, beneficiarios, familiares, personal del Parque y a veces algunos usuarios que contagiados de ese espíritu se atreven a colaborar. Solo puedo despedir este artículo con un ¡Olé! Y un hasta el año que viene “compañeros”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: