Alumnos de turismo del IES Mare Nostrum, disfrutaron de una visita guiada por Rojales.

Alumnos de Turismo del IES Mare Nostrum

En el día mundial de bendecir a los animales, San Antonio Abad y San Antón, el alumnado del CFGS en GIAT de Torrevieja nos ha guiado por Rojales, una población con gran historia y tradición vinculada a la huerta y que cuenta con el 2º puesto de toda España, en cuanto a población extranjera censada, con un 75%.

Nuestra primera parada, el Museo de la Huerta, nos hace entender la forma de vivir y trabajar de antaño y su relación con el ámbito natural, social y cultural.

Alumnos de Turismo del IES Mare Nostrum

Viajando más atrás en su historia se nos ha interpretado el Museo Paleontológico – Arqueológico. Se ha hecho un repaso de Rojales desde su prehistoria (dinosaurios y animales marinos como el amonites), hasta su transformación de aldea en muncipio.

El tercer recurso es la Iglesia de San Pedro Apóstol, patrón de Rojales. Edificada en mamposteria en el s. XVIII, sufrió daños con el terremoto de 1829 y su fachada manifiesta hoy día un estilo ecléctico. En su interior destacan obras como: La Virgen del Rosario (leyenda de su aparición) y dos grandes cuadros-copias: la Coronación de la Virgen de Velázquez y la Sagrada Familia de Mengs.

Alumnos de Turismo del IES Mare Nostrum

Luego hemos visitado el Puente de Carlos III construido en el s. XVIII y que cruza el río Segura. Es de sillería, con 3 ojos bajo bóvedas de arco rebajado. Muy cerca, a través de un pilar, se nos ha narrado la leyenda de l’Encantà y acto seguido hemos pasado por el Conjunto Monumental Hidráulico.

Como quinta parada en nuestro recorrido hemos visitado las Cuevas del Rodeo, viviendas excavadas en la roca entre los siglos XVIII – XX por Murcianos que venían a trabajar a Rojales, así no tenían que ir y volver.
Subiendo una cuesta hemos llegado al Molino de Viento, una construcciones de arquitectura preindustrial de Rojales. Construido en el siglo XVIII y aprovechando su ubicación para aprovechar la fuerza del viento.

Alumnos de Turismo del IES Mare Nostrum

La última parada, en los Aljibes de Gasparito, 2 extensas acequias de más de 1 km, cada una, proceden a la búsqueda del agua de lluvia que conducen hasta 2 aljibes o cisternas subterráneas excavadas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: