Ars Creatio despide el año con uno de nuestros autores más celebrados

Angelina o el honor de un brigadier (o la actualidad del teatro de Jardiel)

Angelina o el honro de un Brigadier

Este próximo jueves, 15 de diciembre, a las 20.30 horas, el Teatro Municipal será escenario del acto con que la Asociación Cultural Ars Creatio completará su programa de este año 2022 que nos va dejando. Un equipo conformado por diecisiete actores, varios técnicos y dos directores pondrán en escena la comedia en verso Angelina o el honor de un brigadier (un drama en 1880).
Según cuenta en el prólogo su propio autor, Enrique Jardiel Poncela, al regreso de «una estancia de siete meses en Estados Unidos y un crucero de treinta y tres días por los Trópicos», quizá inspirado por la relectura de La dama de las camelias, y compaginando la intensa dedicación que le exigía el cine, entendió que «ciertos procedimientos dramáticos de ayer, ya en desuso, constituyen para los públicos de hoy, habituados a otros procedimientos dramáticos más sinceros, una fuente de regocijo». Aunque con ese hoy aludía Jardiel a la España en que su Angelina fue llevada a las tablas por primera vez, podríamos convenir en que, poco menos de un siglo después, y con mayor conocimiento de causa y derroteros transcurridos, sigue vigente tal suposición.

Las evidentes concomitancias con otras celebradas obras españolas de teatro hacen más viva la parodia sobre los terribles efectos de los engaños amorosos y los honores ultrajados. Jardiel se permite, en su texto, referencias más o menos disimuladas a la coyuntura política de la época en que se sitúa la acción (1880), las postrimerías de la España colonial; pero, ya metido en faena, también aprovecha para colar alguna que otra sobre la actualidad de entonces o un muy reciente pasado.

Como anécdota, y siempre según el mencionado prólogo, subrayamos que Jardiel empezó a escribir el libreto el 15 de enero, lo llevó a su primera lectura el 14 de febrero, y fue estrenado el 2 de marzo. Aclaramos, por supuesto, que son fechas del mismo año, 1934. Ah, y además, en el ínterin, el tercer acto fue reescrito por completo. Nos maravillamos por cómo conseguirían, en tan poco tiempo, todo lo necesario para montar la obra. Por cierto, los primeros protagonistas, en el Infanta Isabel de Madrid, fueron dos grandes del teatro y del cine: José Isbert e Isabel Garcés.

Este jueves, el grupo de actores, técnicos y colaboradores de Ars Creatio nos ofrece la posibilidad de presenciar un teatro actual. Porque lo que en él se cuenta, al margen de los modos en que se resuelve o no —como corresponde a una parodia que se precie, trocando angustia por hilaridad—, ocurre en todas las latitudes y en todos los siglos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: