Carmona califica de “chapucera y a trompicones” la adaptación del servicio de recogida de basuras tras la entrada en vigor del nuevo contrato en Torrevieja

Fotos Rodolfo Carmona

La limpieza viaria y recogida de residuos sólidos es un servicio público que, de manera determinante, más repercute en la ciudadanía. La calidad de vida y sostenibilidad de un municipio depende en gran medida de su limpieza, y que en el caso de nuestra ciudad supone la partida más elevada en el capítulo de gastos de los presupuestos municipales.

Para Carmona, la retahíla de incidencias que se están produciendo, dan testimonio de lo que podemos calificar como “chapuza, descoordinación y falta de un plan preciso” en el protocolo de adaptación del servicio a las condiciones reflejadas en la nueva contrata de basuras.

Fruto de esa realidad, podemos destacar la gran insatisfacción de numerosos vecinos de Torrevieja ante lo que está sucediendo, donde los desajustes están provocando “intranquilidad, descontento y estupor” a la ciudadanía. Sobre todo en la periferia y urbanizaciones alejadas del centro, en las que los vecinos ya están comprobando que la limpieza de sus calles y barrios sigue siendo considerada como de segunda categoría, puesto que varía del centro de la ciudad a los barrios de la periferia, marcándose, de esta forma, diferencias tanto en la frecuencia como en la calidad de la limpieza pública de unas calles a otros según las zonas del término municipal en donde se viva.

Además, hemos detectado una necesidad por parte de la ciudadanía que no ha sido convenientemente atendida por parte de la administración local en el transcurso de la redacción del pliego de la contrata, y sería la de implementar contenedores adaptados a la utilización de los mismos por parte de personas mayores con dificultades a la hora de abrir los contenedores y de personas con movilidad reducida.

En cuanto a la renovación de contenedores y papeleras, el ritmo de la misma está provocando situaciones cuanto menos “pintorescas”, donde, según el concejal en el Ayuntamiento de Torrevieja, no están siendo implantados de una forma “eficiente”. Dando lugar, continúa, Rodolfo Carmona, a situaciones que han variado puntos de recogida fijados durante años provocando la consecuente confusión entre la ciudadanía. De los materiales y nuevos camiones, fijados en la contrata, tampoco se está cumpliendo en esta primera etapa de implantación.

Por todo ello, finaliza Carmona, y dada la continúa recepción de quejas y sugerencias a través de la iniciativa de Una Torrevieja mejor cada día, la gestación de la contrata en su parte administrativa y su implantación posterior en las calles de Torrevieja, no puede calificarse de otro modo que no sea de “chapucera”. Necesitamos que todos nos “pongamos las pilas y se mejore lo antes posible estos desajustes iniciales”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: