CCOO pide a la Conselleria y al Ministerio que garanticen la protección del personal sanitario y de sector de la dependencia

El sindicato pone en valor la búsqueda de alternativas que garanticen el suministro y una dotación regular adecuada y suficiente de equipos de protección.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios, FSS CCOO-PV, pide la Conselleria y al Ministerio de Sanidad que garanticen la protección del personal de sanidad y de la atención a la dependencia durante la pandemia del Covid19. El sindicato reconoce el esfuerzo en la búsqueda de equipos pero recalca que en muchos centros sanitarios y sociosanitarios los profesionales están totalmente expuestos al virus.

La FSS CCOO-PV es plenamente consciente de la crisis sanitaria y social en la que nos encontramos, condicionada además por la escasez de equipos de protección individual (EPIS) existentes a nivel nacional, por ello, ponemos en valor la búsqueda de alternativas que garanticen el suministro y una dotación regular adecuada y suficiente de equipos de protección para el personal y del resto de material sanitario necesario para afrontar la pandemia.

Aún así, es nuestra obligación como sindicato denunciar lo que está ocurriendo en los centros de trabajo de los sectores sanitarios y sociosanitarios respecto a la escasez de un material tan básico como son los equipos de protección para enfrentarse a la exposición de un riesgo biológico.
Son muchas las ocasiones en las que tanto la Conselleria de Sanidad como el Ministerio de Sanidad han informado de la llegada de material para la dotación de EPIs a los centros de trabajo, sin embargo este anuncio todavía no se ha hecho realidad y continúan las denuncias de los trabajadores y trabajadoras ante la falta de material de protección, incluso el más esencial. Esta incertidumbre contribuye a aumentar, si cabe, el estrés laboral y emocional del personal.

Esta falta de material es especialmente preocupante en los servicios de urgencia, medicina interna y unidades de cuidados intensivos, pero también lo es en los centros de atención primaria, residencias de tercera edad y servicios de ayuda a domicilio, que son precisamente donde se concentran los grupos de población en los que el contagio por coronavirus pueden revestir mayor gravedad.

Además, la falta de una cultura arraigada en materia de prevención por parte de las administraciones públicas es otro de los elementos agravantes. Es evidente que están fallando las medidas preventivas frente a la exposición al riesgo biológico, no solo por la falta
de medios adecuados también por falta de previsión, y lo evidencia que en los últimos días un tercio de los casos nuevos de personas afectadas por el coronavirus son profesionales sanitarios y ello sin contar a los que se encuentran en aislamiento preventivo a la espera de confirmación, que según nuestras estimaciones podría triplicar las cifras de personal sanitario confirmado como positivo.

El riesgo que conlleva el mantenimiento de esta situación es evidente y es que podríamos quedarnos sin la columna que sustenta la sanidad pública, que son sus profesionales. Por ello, para CCOO es necesario una mayor presencia en las decisiones de la estrategia a seguir del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales ya que la protección efectiva de la seguridad y salud de los profesionales que prestan servicios sanitarios y sociosanitarios es prioritaria.
CCOO exige a la Conselleria y al Ministerio de Sanidad que prioricen la adopción de medidas eficientes que garanticen que todo el personal con exposición a riesgos biológicos, en especial a COVID 19 y con independencia de su centro de trabajo, tenga acceso a suficientes equipos de protección individual adecuados. Además solicitamos
la desinfección de los lugares de trabajo para garantizar que el conjunto de profesionales del sistema valenciano de salud y de las residencias de tercera edad de la Comunidad Valenciana, puedan desempeñar su trabajo en condiciones de seguridad durante la duración de esta emergencia sanitaria.

Estos EPIS deben estar compuestos al menos por mascarillas FPP2 o FPP3, gorro, guantes, gafas, bata impermeable, además de la dotación de máscaras faciales y monos integrales para todas aquella tareas y técnicas en las que esté recomendado. También es necesario garantizar de manera preventiva los test diagnósticos del COVID-19 para los profesionales sanitarios y sociosanitarios ya que no detectar los casos de profesionales infectados a tiempo es un riesgo, tanto para los pacientes como para la propia labor asistencial.

Es importante además, la implantación de modalidades de teletrabajo para aquellos puestos que puedan desarrollarlo y así permitir el establecimiento de turnos que reducen de forma significativa e riesgo de la exposición.
No es momento de reproches, pero sí son necesarias algunas reflexiones sobre hacia dónde debemos dirigir los esfuerzos gubernamentales tras la superación de esta crisis. Las políticas basadas en el debilitamiento de “lo público”, recortes en los recursos económicos y humanos de los sectores esenciales para la supervivencia humana junto con la inequidad en el reparto de la financiación que sufre la Comunidad Valenciana, ha favorecido la situación en la que nos encontramos.

Es plausible que la obsesión por contener el gasto sanitario y la falta de desarrollo del ámbito sociosanitario puedan ser causas del déficit de los suministros e infraestructuras básicas que, sin proponérselo, han condicionado al sistema a afrontar esta crisis desde una situación de desventaja e indefensión.
D

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: