Cientos de personas homenajean a Carlos Guillamó en su despedida

Después de la gran consternación que ha supuesto en todo el sector de la hostelería y entre sus numerosos clientes y amigos y sobre todo en su familia el fallecimiento del propietario de la popular Cafetería Mediterráneo, Carlos Guillamó Vera, ayer fueron infinidad las personas que le testimoniaron su homenaje, tanto en su capilla ardiente, como en la misa de corpore insepulto.

Con una cerrada ovación fue despedido por los varios centenares de personas que acudieron a la ceremonia religiosa que fue oficiada en la Iglesia de la Inmaculada por el párroco, Manuel Martínez, quien destacó los valores que a lo largo de su vida reunió Carlos Guillamó. En su honor sonó en la parte final de la misa la habanera “A mi añoranza”, en las voces de Belén Puente y Antonio Martínez Prieto, con el acompañamiento al órgano de Aníbal Cano. Sin duda este fue uno de los momentos más emotivos de su entierro en el que fue llamativa la presencia de trabajadores de todas las épocas de la Cafetería Mediterráneo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: