Día de Todos los Santos, un día para el recuerdo de los ausentes

Álbum, pinchando sobre la foto

Un año más y tras varios días grises, ayer lució el sol para que familiares y amigos de los que ya nos dejaron, nos acercáramos a los cementerios donde reposan los resto de aquellos que compartieron con nosotros alegrías, pesares y experiencias inolvidables.

Por ello en la jornada de ayer, quisimos plasmar en imágenes un recorrido por el cementerio municipal de nuestra ciudad, una necrópolis que cada día crece al mismo ritmo que los barrios del pueblo. A la entrada nos recibe una corona de flores que el Ayuntamiento envía cada año en memoria de sus hijos y a los que han fallecido viviendo con nosotros, procedentes de cualquier parte del mundo.

Aunque las medidas del covid se han relajado, la entrada al cementerio como el año anterior estuvo controlada, y la mascarilla fue obligatoria para todos.
Este años por fin se pudo rezar el Santo Rosario y celebrarse la Misa de Difuntos tradicional, que estuvo presidida por Pedro Payá, párroco de San Raque y Santa Ana. La Misa a que asistieron varios ediles del equipo de gobierno, estuvo amenizada por el grupo de Cámara de Unión Musical Torrevejense, dirigido por J. Francisco Garres.

Con este reportaje de de Joaquín Carrión, queremos acercar a aquellas personas impedidas que quieran ver, de primera mano, las últimas moradas de la gente de nuestro pueblo, los puedan hacer. Que unas imágenes hagan daño a la vista o no, depende en gran medida del cariño y respeto con que se realizan, y os puedo garantizar, que este reportaje esta hecho desde corazón y con un respeto y un cariño infinitos.

Nuestra intención es que estas imágenes que les ofrecemos les trasmitan la serenidad del silencio de la inevitable muerte que nos iguala a todos, aunque a veces entierren nuestros cuerpos bajo monumentos llenos de arte. Así mismo queremos que sea un homenaje de amor a los que se fueron y un reconocimiento a los que cada año, y con una constancia infinita no dudan en adecentar nuestra última morada, la misma que tarde o temprano también visitaremos nosotros, para siempre.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: