El público que llenó el Auditorio, se rindió ante el arte de Miguel Poveda

Álbum, pinchnado sobre la foto

La Sala Sinfónica del Auditorio Internacional de Torrevieja, se llenó en la tarde de ayer para ver y escuchar a Miguel Poveda “En Concierto”. Un espectáculo, donde el cantaor se acercó al sonido que más le ha caracterizado, el de la diversidad musical, aunque usando como raíz y música protagonista al flamenco más tradicional. Poveda mostró todo lo que es capaz de entregar, acompañado de palmas, piano o cajón haciendo de la improvisación un arte y una fiesta, en la que el público se entregó, recorriendo palos, estilos y canciones que nacieron para ser interpretadas por un alma como la suya.

Nos dio un recital de su querencia por el Cante Flamenco, la poesía, la canción andaluza, incluso algunas de sus composiciones más recientes, con una pasión que volcó su alma en el gran escenario que es nuestro Auditorio, convirtiendo su concierto en Torrevieja en una experiencia única de amor al arte y a la emoción.

Una vez más, anoche se demostró que el nuevo flamenco no se puede entender sin Miguel Poveda. Su espectacular timbre y “quejío” hizo temblar los cimientos más arraigados del flamenco, para amoldarse a su voz y formar notas que arropan las canciones de ayer y de hoy, dándole un sentido único a la espectacular capacidad de interpretar cada canción o poema.

Todos los asistentes aplaudieron poniéndose en pie, como por un resorte, la voz de Miguel Poveda, definición perfecta de sentimiento, entonación y fuerte en su mesura, interpretando, desde el flamenco más puro, hasta sonetos olvidados de postguerra, porque Miguel Poveda no fue anoche solo un artista, fue música.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: