Facpyme denuncia que los costes energéticos “están ahogando al comercio” y reclama “medidas compensatorias para ayudar al sector”

“El tope del gas es una medida más cosmética que efectiva porque el gasto en suministro energético sigue al alza y no está repercutiendo en una mejora de la situación económica de pymes y autónomos”

Comercios axfisiados por la energía

El presidente de la Federación de Comercio y Pymes de la provincia de Alicante (Facpyme), Carlos Baño, ha denunciado hoy que los costes energéticos que tienen que asumir los comercios “están ahogando al sector en un momento especialmente delicado por el incremento general de los costes de suministros y materias primas, y descenso del consumo”.

Ante esta situación, que ha calificado como una “tormenta perfecta que amenaza la viabilidad y compromete el futuro de infinidad de negocios”, ha reclamado al Gobierno de España y a la Generalitat Valenciana “medidas compensatorias, como están recibiendo otros sectores, para ayudar a un sector clave para la economia provincial y nacional, y que no puede más ante el aumento desmesurado de los gastos fijos a los que tiene que hacer frente”.

En este sentido, se ha referido al tope del gas anunciado por el Gobierno, asegurando que se trata de una medida “más cosmética que efectiva porque el gasto en suministro energético sigue al alza y no está repercutiendo en una mejora de la situación económica de pymes y autónomos. Esto es un nuevo jarro de agua fría para el comercio, que ya venimos soportando desde principios de año incrementos desorbitados de costes energéticos, de transporte o del precio de las materias primas y productos que estamos tratando de no repercutir al consumidor en el misma medida, en contra de la propia rentabilidad de nuestros negocios”.

“Desde Facpyme estamos activando los recursos que tenemos a nuestro alcance, como las campañas para fomentar el consumo mediante los bonos comercio, que ya hemos implantado en 29 municipios de la provincia de Alicante, en colaboración con la Diputación de Alicante, pero necesitamos más ayuda de las administraciones para reducir la carga que están soportando los negocios, especialmente pequeñas y medianas empresas y autónomos”, ha subrayado.

Cabe señalar que el tope al gas está generando incrementos medios de la factura de 30 euros, en incluso puede llegar a suponer para algunos comerciantes una subida de hasta el 30% de la factura energética de sus negocios, que se suma a aumentos superiores al 50% en el coste de la electricidad que se habían producido en la primera mitad del año.

“Nuestro sector, y otros como la hostelería, somos de los mayores perjudicados por el precio al que pagamos la electricidad. Desde enero hemos estado soportando incrementos de la factura eléctrica que alcanzan el 50% y en algunos casos superan el 60%”.

“La luz no termina de bajar pero nosotros hoy seguimos levantando la persiana, iluminando nuestras tiendas, poniendo el aire acondicionado para que nuestros locales sean confortables, y eso supone que se llega a pagar por la luz por encima de 500 euros más que hace un año. Y seguimos pagando los mismos impuestos”.

Carlos Baño ha recordado que Facpyme propuso hace unos meses al Gobierno la creación de un ‘bono eléctrico del comercio’, similar al bono social eléctrico que se aplica a los consumidores vulnerables, “puesto que entendemos que el comercio es un sector muy vulnerable a los vaivenes de la crisis y la situación actual, también por su estructura, principalmente formado por autónomos y pymes que están al límite. Necesitamos ayudas y no nos cansaremos de decirlo”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: