Los Verdes lamentan que Torrevieja se quede sin playa canina habilitada y piden la dimisión de la Concejala de protección animal

Se pide además que abone de su bolsillo el gasto que supuso la instalación del mobiliario ilegal en Cala Rocío y una disculpa pública a la ciudadanía.

Playa canina en a Veleta – Torrevieja

La polémica arrancó a la vuelta al PP al poder cuando en un decretazo el alcalde eliminó las dos playas caninas localizadas en Punta Margalla (en el centro de Torrevieja) y en la Cala del Moro (cerca de Cabo Cervera) que se habían habilitado en el mandato plural.

Al mismo tiempo autorizaba una nueva playa canina muy alejada del centro de Torrevieja y en el extremo contrario a La Mata, queda claro que al PP no le importan ni los animales ni su bienestar, ya que esta playa es rocosa y ha causado lesiones en muchos usuarios que han dejado de frecuentarla.

Obviamente, esta decisión creó rechazo entre la ciudadanía, que ya expresó su decepción en las redes sociales y a través de recogidas de firmas, que recordemos que fueron torpedeadas por Eduardo Dolón y su equipo al negarles el permiso para realizar estas recogidas en la vía pública.

Dos años más tarde, el gobierno municipal del PP ha recibido un varapalo al decretar costas que el uso e instalación de mobiliario en el nuevo emplazamiento de la playa canina no solo es ilegal, sino que ha sido una chapuza desde el principio. Nada nuevo bajo el sol y que Los Verdes desde el minuto 0 alertamos.

Los tiempos actuales exigen que los pueblos con costa ofrezcan playas para el uso y disfrute de perros. Más si cabe, en Torrevieja, que vive del turismo y que en años anteriores había empezado a convertirse en una ciudad ”petfriendly”.

Este varapalo deja en muy mal lugar a la ciudad, ya que la gestión de la concejala de protección animal no solo ha sido negligente, sino que además ha brillado por su ausencia en estos tres años, no solo en el tema referente a la playa canina, sino a lo que tiene que ver con las aves del parque de las naciones o la gestión ineficaz e ineficiente del albergue municipal, además del retraso continuo en las obras que se preveían en este.

Por ello, desde Los Verdes demandamos la dimisión de la concejala, no solo por su ineficaz, ineficiente, inexistente y burda gestión, sino por mentir a la ciudadanía una y otra vez, tanto como para en 2021 realizar una sesión de fotos en la playa vendiendo como buena su gestión cuando la realidad ha resultado ser una mentira y una venta de humo sin precedentes al no existir permiso para que el mobiliario y la playa canina se ubicara en un espacio rocoso y de difícil acceso.

Eliminar de un plumazo dos playas caninas que habían sido utilizadas por una cantidad importante de propietarios de perros, residentes y turistas, simplemente fue una decisión antidemocrática y cruel propia de un gobierno más preocupado por la compra de favores, mantenerse en el poder a toda costa y el marketing que por mejorar Torrevieja.

Un capítulo más en la triste historia de Torrevieja protagonizado por el gobierno de Eduardo Dolón que recordemos que ni contando con mayoría absoluta, asesores a montón, directores generales nombrados a dedo y dinero en el banco puede realizar una gestión tan simple como la de pedir un permiso, evidenciando que su ineptitud no parte más que de ellos mismos, que teniendo todo a favor no hacen más que empeorar la ciudad y preocuparme por sus intereses propios en vez de por los de la ciudadanía en su conjunto; mascotas incluidas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: