Noviembre es para “azulear”, y diciembre, y enero…

Aquí termina noviembre, un mes para “azulear” en el Día Mundial de la Diabetes 2021.

Circulo azul del Día de la Diabetes

“Bombón” azul

En él se hace más visible que nunca la Diabetes, comienza con fuerza, parece que la celebración del Día Mundial de la Diabetes (DMD) anime a todos a hablar sobre ella, a iluminar con luces azules todos los sitios que permanecen oscuros para nosotros gran parte del año, se iluminan monumentos, palacios, hospitales y ayuntamientos.

Ese día el 14 de noviembre todo el mundo habla de ella, aunque no se crean, aún es una gran desconocida, por ello en muchos medios se publican noticias un tanto desconcertantes, sin demasiado rigor se anuncian todos los años noticias acerca de su curación, cuando hoy por hoy no tiene cura, se confunde fácilmente entre la diabetes tipo 1 y tipo 2… en otros casos las noticias vienen de la mano de aquellos que mercantilizan la sanidad y por ende la diabetes y por ello noviembre se convierte en una oportunidad de negocio.
En cualquier caso con las últimas luces azules de noviembre de nuevo regresa el letargo invernal de la diabetes.

Desde Centinelas queremos que esos manifiestos y lemas acuñados cada año por la IDF – International Diabetes Federation, a los que se suma la Federación Española de Diabetes – FEDE, tengan un mayor recorrido, que vayan más allá de noviembre que se mantenga una luz azul encendida porque como siempre decimos, con ella No hay Tregua, es una batalla que libramos todos y cada uno de los días.

A falta de una asociación local activa que canalice todas estas justas reclamaciones y mensajes, intentaremos darlos a conocer para que al menos sean conocidos por todos y así de momento individualmente, ser tenidos en cuenta, solicitados o reclamados a quienes nos tienen que prestar los cuidados que necesitamos las personas con esta condición, el acceso a dichos cuidados, medicamentos, tecnologías, y por qué no, el apoyo y la comprensión que requiere una patología crónica como esta.

El año pasado nuestra diana fueron nuestros enfermeros y enfermeras, y en especial nuestras educadoras en Diabetes, desde aquí, les agradecimos su trabajo, ellos son los que nos prestan una sonrisa cuando lo que estás buscando son lágrimas. Ellos son los que liberan la presión cuando esta te va superando. Los que siguen trabajando duro para aplanar nuestras curvas, mantenernos en rango, evitar picos… se lo seguimos agradeciendo pues la cosa lejos de mejorar se encuentra en un standby.

Este año el lema elegido ha sido: ACCESO A LA ATENCIÓN DE LA DIABETES, un mensaje que nos va a acompañar hasta 2023 pues no es nada fácil y requiere un largo camino, mucho más si lo vemos con una dimensión no local ni nacional si no mundial.

Para mantener esa lucecita azul encendida, intentaremos exponer siempre que tengamos ocasión, en que consiste cada uno de los accesos que componen el desafío que hemos aceptado en este noviembre de 2021. Un desafío destinado a lograr un cambio significativo para los más de 460 millones de personas que vivimos con diabetes y los millones adicionales en riesgo.

Hablamos de:

Acceso a la Insulina, 100 años después de su descubrimiento, millones de personas con diabetes no pueden acceder a la insulina que necesitan.
Acceso al autocontrol, la monitorización de la glucosa en sangre es un componente fundamental del cuidado de la diabetes y muchas personas con diabetes no tienen acceso a los dispositivos necesarios.

Acceso a la medicación oral, en muchos países de ingresos bajos o medios, estos medicamentos no están disponibles o no son asequibles.
Acceso a una dieta saludable y actividad física, ambos son componentes fundamentales del cuidado y la prevención de la diabetes.

Acceso a la educación y apoyo psicológico, y éste como bien sabéis ha sido y será nuestro caballo de batalla, la razón de existir de Centinelas, educación continua para controlar nuestra condición y desgraciadamente seguimos sin tener acceso a educación sobre diabetes.

Por nuestra parte seguiremos corriendo, despediremos este 2021 con una “San Silvestre Centinela”, cerrando alguna herida abierta, saldando algún pago pendiente con el año que termina y deseando lo mejor para el año que comienza y desde luego hasta que regrese noviembre estaremos aquí para recordar que somos azules también entre diciembre y octubre

Así que amigos recordar que Noviembre es para azulear, y diciembre, y enero y febrero… No dejar de correr en azul, de adornaros con un aro azul, de mantener encendida una luz azul.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: