Opinión: Repensar Torrevieja

Paseo Marítimo Juan Aparicio

Irene Villalobos Santos
Simpatizante de Los Verdes de Torrevieja

Que el urbanismo salvaje lleva haciendo estragos en nuestras costas varias décadas, no es un secreto para nadie. Bajo la eterna promesa de trabajo y prosperidad, los sucesivos gobiernos (siempre del mismo signo político) se han dedicado a destruir zonas verdes, privatizar espacios naturales públicos, y plagar de cemento y ladrillo lo que antes eran lugares paradisíacos, que ofrecían mil posibilidades al turismo.

El problema es que el trabajo y esa famosa prosperidad de la que tanto hablan, nunca terminan de llegar. En Torrevieja, concretamente, durante 27 años de gobierno popular, las construcciones no han cesado. Sin embargo, seguimos siendo uno de los municipios más pobres del país. Y cualquiera que haya estado por aquí, puede darse cuenta de ello fácilmente.

Es cierto que lo hecho, hecho está. Pero siempre tenemos la opción de no seguir por ese camino y buscar alternativas. El PP, por lo visto, no lo ve así. No solamente mantiene la misma postura con respecto a este tema, que consiste en construir y construir hasta que no quede un cm de tierra. Es que, además, redoblan la apuesta con el infame proyecto de las Torres Baraka. Unas torres que, como no, “traerán prosperidad y trabajo” para los habitantes del municipio. Sabemos que eso no es cierto. Que lo único que va a traer semejante proyecto es más masificación en verano, trabajo precario durante, con suerte, algunos meses y un estrés insoportable para las personas que viven en el centro y que, ya de por sí, cada verano se ven desbordadas por la avalancha de turistas. En definitiva, perpetuar un modelo de ciudad completamente insostenible, más aún por los tiempos que corren.

Pero lo más gracioso de todo esto es ver que los mismos que siguen apostando por el ladrillo, son también los que se dedican a llenarse la boca hablando de esta famosa sostenibilidad, que una ya se pregunta si saben qué significa. En Torrevieja vamos a contracorriente. Cuando alrededor de todo el mundo, las políticas comienzan por fin a rendirse a la evidencia y asumen que es necesario comenzar a apostar por energías renovables, más zonas verdes en las ciudades, consumo responsable, etc…En Torrevieja hemos decidido que es una estupenda idea eliminar la única zona verde que tiene el centro, para seguir construyendo.

Y lo peor es que todo esto es para el beneficio de cuatro y para nadie más. Que nadie se equivoque; este proyecto no va a traer nada nuevo, ni beneficioso para los que vivimos aquí, sino más de lo mismo. ¿Por qué no cortar con esto de una vez? ¿Por qué no intentar buscar y construir otro modelo de ciudad, o al menos, mejorar lo que tenemos? Limpieza, servicios, transporte urbano eficiente, actividades culturales. ..Tenemos muchas opciones y mucho potencial. Lo único necesario es que los que únicamente miran por su bolsillo y no por el bien común sean relevados.

Ya llevamos demasiados años contemplando con impotencia una sucesión de salvajadas urbanísticas que nos han llevado a ser varias veces ejemplo de lo que no se debe hacer en una ciudad. Torrevieja merece más.

One Response

  1. Muy cierto…la ciudad no se piensa ni se diseña para sus habitantes , solo para los 3 meses de verano . Zonas verdes y jardines abandonados, ladrillo y mas ladrillo por todos lados. No hay una normativa que obligue a dejar zonas verdes o plantar árboles entre tanto bloque de edificio . Los veranos serán cada vez peores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: