Oponión: ¿Gobierno o des-Gobierno municipal?

Rodolfo Carmona, concejal del GMS de Torrevieja

Estos días la maquinaria del equipo de gobierno ha echado humo, da la impresión de que nos faltan horas al día para dar abasto a asimilar los proyectos, contratos, no contratos y asuntos varios que venden en el mercadillo de las mil y una noche en que se han convertido las redes sociales y la prensa tradicional. No hay mejor manera de construir la realidad que inventándote una realidad paralela. Y en esa realidad paralela, el equipo de gobierno local con Eduardo Dolón a la cabeza, se presenta como la madre de todos los gobiernos que en el mundo han sido, como los autores del “Manual de la buena gestión mientras se ata a los perros con longanizas”, como el perfecto gobierno, es más, como el único gobierno posible para la ciudad de Torrevieja. Para lo cual utilizan la estrategia de la exaltación de lo inane. Donald Trump también cayó en este dislate de soberbia y megalomanía y no le salió muy bien la estrategia. Cierto es que no lo consiguió por muy poco.
La realidad es bastante más asertiva que la propaganda, es lo que hay, por muchas cortinas de humo que le ponga al asunto, lo otro no deja de ser una engañifa, una treta para hacer creer algo que no es del todo cierto. Por mucho que, y esto es literal, se disfracen de supermanes de la eficacia. La verdad es que se está gobernando desde la improvisación, desde la ocurrencia, desde la arrogancia de la mayoría absoluta. Una evidencia que han convertido en la coartada perfecta, desde el punto de vista del gobierno local, para cualquier barrabasada administrativa. Pero cabría recordarles que la mayoría absoluta solo significa eso: mayoría absoluta.
Y no significa, estarán de acuerdo conmigo, la patente de corso para reescribir a su antojo lo que le venga en gana al equipo de gobierno.
Estos últimos días han trascendido en la prensa provincial, gracias al trabajo de oposición serio tanto de Sueña Torrevieja, Los Verdes y el Partido Socialista de Torrevieja, algunas noticias que reflejan claramente lo que estoy comentando. Proyectos sin contrato, como los más de 90.000 euros para el inicio del curso escolar. Este es un tema que sin matices no tiene sentido alguno. Desde el fin del curso del año pasado no puede entenderse que no se haya podido preparar un contrato para el inicio del curso siguiente. O el retraso en la licitación de los bares y cafeterías de la Tercera Edad de Pedro Lorca y San Pascual. O el fiasco de la licitación de la reforma de los parques infantiles de la ciudad que ha quedado desierto. O el sobrecoste de casi un millón y medio de euros de la reparación del Palacio de Deportes. O la suspensión judicial del servicio de las escuelas deportivas. O el aumento en más de un millón y medio de euros en fiestas. O todo lo relacionado con los proyectos de edificación de las Torres de la especulación…
La lista de dislates y fracasos es mucho más larga. Una lista que es al mismo tiempo una constatación de una huida hacia adelante llena de atajos y una pregunta al aire: ¿gobierno o desgobierno municipal?

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: