“The hole X”, espectáculo total

Asistir a “The hole” es como ir un lugar donde el “desparrame” está garantizado, de forma irreverente sin caer en la zafiedad

Álbum, pinchando sobre la foto

El Teatro Municipal de nuestra ciudad, se llenó en su totalidad, incluso añadiendo frente al escenario varias sillas y mesas a modo de cabaret tradicional para vivir en directo “The hole X” Pero los que crean que van a ver un musical cabaretero, un burlesque o unos números de circo que quitan el hipo, no lo va encontrar. Más que nada porque “The hole X”, tras diez años, demostró anoche sobre las tablas de foro salinero, que continúan con la frescura y las ganas del primer día, en que entras a formar parte de un remolino multitudinario, donde sin querer entras a formar parte de un espectáculo en el que las risas se convierten, en sonoras carcajadas, y los ojos hacen “chiribitas” ante el arte de la sensualidad de los números con que nos alegran la vista a hombres, mujeres y medio pensionistas.

“The hole X”, es un espectáculo de varietés lleno de acrobacias, humor y música, teñido de insinuaciones eróticas bastante explícitas que buscan sin complejos, pero con honestidad, agradar al público. Lo que lo convierte en un espectáculo para ir en grupo, con los colegas, y, también, con la pareja para tomarse algo, pasarlo bien y lo que surja. De esos que se llaman para no pensar, entretenidos y donde se enseña mucho el cuerpo, algunas veces “tutti frutti”, y hay muchas referencias a lo bueno o buena que están unas, otros y viceversas. Y lo que esas unas, otros y viceversas pueden hacer o no en la cama. El sexo tratado de una forma lúdica, como fuente de placer, diversión, disfrute, felicidad y libertad.

Para mostrar esos cuerpos y enseñarlos de la mejor manera posible, se recurre al baile y los números de circo, como el desparpajeante número de la gran castañuela que un bailarín lleva como única prenda y como taparrabos. Castañuela que se mueve con el baile o que la bailarina levanta, dejando ver lo que hay debajo.

En el caso del circo recurre a grandes artistas. Ellos y ellas “buenorras y buenorros” de cuerpo castigado en sesiones de gym, van poco cubiertos durante toda la función y se mueven entre la danza área, el anillo aéreo, los patines y las acrobacias en perfecta ejecución. Jugando en escena con toda la insinuación sensual que recorre al completo el espectáculo. Todo de la mano de su maestro de ceremonias Canco Rodríguez, que también tiene su momento de gloria sentado en un retrete en el que retrata a políticos de todos los colores, leyendo las contradictorias declaraciones que han dejado en la hemeroteca.

No faltan comicidades hechas con estilo, como el de la selfilis. Juego de palabras que mezcla selfie y con sífilis, una conocida y tradicional enfermedad de transmisión sexual, y con feliz. Término que se usa para describir esa obsesión tan moderna por fotografiarse y subir las fotos propias a la red. En el “susum corda” del atrevimiento, recuperan un número que fue muy popular en este tipo de espectáculos en España. El del sorteo de un jamón, ¡de nuevo la carne, que no falte¡, mediante un bingo. El bingo por el que a través de los cartones obtenidos en el intermedio, los agraciados se subieron al escenario para dar el jamón a aquel o aquella que se quite más ropa. Mostrar carne para llevarse carne.

Entre todos y con todo esto consiguen generar el entusiasmo y la corriente de alegría para que el público salga contento, muy contento. Un desfase controlado, como lo eran las revistas de antaño, las películas de tres rombos y todo aquel teatro variado y cabaretero actualizado a estos tiempos que se definen más directos, más de llamar al pan, pan, y al vino, vino. Al que posiblemente no quieras ni ir con tus padres ni con tus hijos. Pero Torrevieja en plenas fiestas no merece menos y si te das prisa aun puedes conseguir alguna entrada, para las cinco sesiones restantes, antes de que se agoten.

Detrás de estas dos horas de desparrame total, hay un inteligente equipo artístico, bajo la encomiable la dirección de Gabriel Chamé, con Alex O’Dogherty como autor de los textos y director de escena de los maestros de ceremonias, Guillermo Weickert en la coreografía; Marc Álvarez en la dirección musical y José Luis Sixto Rodríguez como ayudante de dirección. Canco Rodríguez ejerció como maestro de ceremonias ayer jueves 24 de noviembre y hoy viernes 25 de noviembre, mientras que Eva Isanta lo hará mañana sábado 26 y el domingo 27 de noviembre.

El elenco del espectáculo lo completan: Vinila Von Bismark, que interpreta a la Generala, Josse Zandoval como el Pony Loco y Coral Quiñones y Mónica Riba como las Supernenas; Julio Bellido es Almon; Oleg Tatarynov es el
comandante y realiza el número Pole Aéreo. Edgar López, Arnau Lobo, Omar Antxundia y Fran Velázquez son los mayordomos; Donet Collazo es Super Gold, Maru Limeres y Tamar Vela son las X Girls y Dias Brothers son los Icarios y Carlo y Úrsula como Duo Roller.

No se queden con las ganas ¡Pasen y vean!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: