Conselleria paga una campaña para mejorar la salud mental sólo de los valencianohablantes.

Educación mental estudiantes

La Conselleria de Educación vuelve a mostrar el único objetivo que parece tener y que se ha convertido en verdadera obsesión de su cúpula que ha abandonado cualquier otro interés que no sea la imposición del catalán y la forja de un sentimiento nacional dentro de la órbita del catalanismo.

La última aventura emprendida es una campaña para prevenir los intentos de suicidio, cuyo corte totalmente propagandista, se hace evidente cuando la prensa ha sido informada antes que los propios centros educativos, dejando ver el objetivo real del anuncio.

Sin embargo, Conselleria da un paso más y la campaña denominada “Som Imprescindibles”, ofrece el material únicamente en valenciano. En la página web de la Generalitat se puede comprobar
(https://ceice.gva.es/es/web/inclusioeducativa/programa-som-imprescindibles) que, indistintamente de la lengua que elija el usuario, castellano o valenciano, el material está sólo en valenciano.

Por otra parte, los centros han recibido instrucciones de difundir, utilizando la megafonía de colegios e institutos, la canción lema de la campaña que, igualmente sólo está en valenciano y, por lo tanto, parece exclusivamente dirigida sólo al 30% de la población que, según los datos de la propia Generalitat, tienen dominio de dicha lengua, dejando a más del 60% de los niños sin los supuestos beneficios de la acción. Una vez más el dinero de todos se utiliza para pagar campañas propagandísticas del gobierno valenciano y los castellanohablantes quedan relegados a su condición de ciudadanos de segunda.

Es evidente que el cacareado plurilingüismo que garantizaría la convivencia igualitaria de ambas lenguas y el conocimiento de otros idiomas y que era la base que sustentaba la ilegal ley 4/18, no es más que una tapadera de los intereses –apenas ocultos- del nacionalismo pancatalanista.
Cabe imaginar qué pensarán el elevado número de refugiados ucranianos, con una salud mental en clara situación de riesgo, cuando escuchen en el patio de sus colegios en Torrevieja, una canción que puede que anime a vivir a los valencianohablantes, pero que para ellos será totalmente incomprensible, dado que, en la absoluta falta de empatía del gobierno de Valencia ni tan siquiera han realizado una versión de la canción y de los materiales en inglés, lengua que ellos sí comprenden, dejando muy claro que la salud de los alumnos y sus vidas carecen del menor interés para las autoridades educativas, imbuidas en su misión de implantar el nacionalismo identitario.

Y ello pese a que, en los últimos días, diversos docentes han sido testigos de crisis nerviosas sufridas por alumnado, español y recién llegado, ante la dificultad que les supone verse obligados a cursar diversas asignaturas en valenciano.

La Plataforma condena el lamentable comportamiento de las autoridades educativas y confía en que los primeros resultados de su reciente comparecencia ante el Parlamento Europeo, como es la creación de una comisión de la Unión Europea para comprobar in situ la vulneración de los derechos humanos que los nacionalistas catalanes llevan ejerciendo durante décadas, también alcance a provocar importantes cambios en la Comunidad Valenciana.

One Response

  1. Que poca vergüenza

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: