Espectacular comienzo de Verano de la Cofradía Gastronómica del Cocido

Con el espectacular Capítulo celebrado en la marisquería La Mar de Levante, la Cofradía Gastronómica del Cocido con Pelotas he retomado sus actividades al cien por cien.

Álbum, pinchando sobre la foto

En la terraza del Mar de Levante, con un día caluroso del verano recién estrenado, treinta comensales entre cofrades y amigos invitados, distribuidos en varias mesas para una mayor seguridad y distancia entre participantes, disfrutaron de un espectacular menú, tal y como habitualmente el equipo de la Marisquería viene cumplimentando a la Cofradía.

Entre los asistentes, la Cofradía tuvo el privilegio de contar con la participación de don Eduardo Dolón, Alcalde de Torrevieja, acompañado del Concejal de cultura, don Antonio Quesada. Otro comensal destacado fue el Párroco del Sagrado Corazón, don Aurelio Ferrándiz. Todos ellos compartieron mesa con el Gran Maestre de la Cofradía, José Antonio Bañuls y otros miembros de su Junta de Venerables.

El menú estuvo compuesto de diversas entradas, entre las que no faltó ¬–obviamente– el marisco, así como el pulpo, el pan con ajo, las ensaladas y el atún. El plato principal fue un exquisito arroz y marisco y un suculento gazpacho de pescado, todo acompañado de un sensacional vino blanco. A este festín le puso el punto y final unas frutas y una selección de dulces.

El Gran Maestre –una vez finalizado el ágape– acompañado del Alcalde, hizo entrega a Héctor Rodríguez acompañado de su hermano Luis y su padre Luis, del Diploma conmemorativo del acto que la Cofradía entrega a sus anfitriones.

La sorpresa del Capítulo la realizó la familia Rodríguez, que una vez cobrada la factura del evento, anunció públicamente que la recaudación integra la donaban a Caritas Parroquial del Sagrado Corazón, donativo que don Aurelio Ferrándiz recogió de manos de Héctor Rodríguez, entre grandes aplausos de los asistentes, el cura párroco dirigió entonces unas breves y sentidas palabras de agradecimiento.

Acomodados nuevamente en las mesas para el café, el Cofrade José Vicente Ríos, le anunció a don Aurelio, que la empresa Cárnicas Ríos donaba a Cáritas la cantidad de cincuenta pollos, lo que suscitó nuevos aplausos de los comensales.

Y con este magnífico ambiente se dio por concluido el Capítulo, con el que la Cofradía espera retomar sus actividades, una vez que parece que se ha dejado atrás lo peor de la pandemia del Covid.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: