Opinión: Mucho por hacer

Irene Villalobos Santos

Irene Villalobos / Los Verdes Torrevieja

El 25 de noviembre, Día Mundial de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, debe ser un día marcado en el calendario. Un día triste, pero a la vez cargado de esperanza; la de estar en el convencimiento de que algún día lograremos erradicar la lacra de la violencia sobre las mujeres. Aunque nos cueste años y recursos; entre ellos, el principal, la educación. Es un día para el recuerdo de las que ya no están y han dejado en el camino hijos, padres, hermanos, amigos, proyectos e ilusiones. Para que las que, en este momento, están sufriendo cualquier tipo de violencia machista, entiendan que no están solas, y que de ahí se sale, aunque ahora mismo les parezca imposible.
Y también es un día para recordar que ahora más que nunca es cuando debemos mantenernos firmes y no dar ni un solo paso atrás. Precisamente, porque muchos contemplamos, con una mezcla de tristeza, rabia y pavor, como cada vez se oyen más voces críticas con la ley de violencia de género y más voces que cuestionan su utilidad.

Sin embargo, ahí están los datos:
– En España, desde el año 2003 hasta hoy, se han contabilizado 1 171 víctimas de violencia de género.
– Según datos de Amnistía Internacional, el 5?% de la población femenina ha sufrido alguna vez en su vida violencia física o sexual a manos de un hombre.
– Según esta misma fuente, el 24 % de las mujeres jóvenes entre 15 y 19 años, ya la han sufrido este tipo de violencia alguna vez.
– En lo que llevamos de año 2022, en nuestro país han fallecido a manos de sus parejas o exparejas 38 mujeres.
– Antes del año 2013 no se contabilizaban las víctimas de violencia machista que no mantenían relación sentimental alguna con su asesino, así como tampoco las agresiones sexuales, ni los niños y niñas asesinados a manos de su padre con el objetivo de destruir a su expareja. Esto significa que el número de víctimas de violencia machista, desde el 2003, es muy superior a las 1.171 antes mencionadas.

Esto son solo pinceladas, hay muchos más datos que ponen de manifiesto la necesidad que tiene nuestra sociedad de seguir luchando por la igualdad. Sobre todo, porque sabemos que aún nos queda mucho para que esto solo sea un mal recuerdo. Pero si hay algo especialmente sangrante es comprobar la hipocresía y cinismo de ciertos partidos políticos, que el día 25 se colocarán con toda la poca vergüenza el lazo violeta, mientras pactan con partidos que quieren derogar la ley de violencia de género y entorpecen el avance de políticas progresistas que inviertan en educación, pilar fundamental para luchar contra esta pesadilla. No todo vale.

Pero, volvamos a poner el foco en lo importante, porque los métodos de ciertos políticos, ya los conocemos todos. A las que están en estos momentos atravesando una situación que solo conoce quien la ha vivido, que sepan que no están solas. Solamente es necesario dar el primer paso, el más difícil. Pedir ayuda.

Por suerte, gracias a la lucha de muchas personas, hoy en día existen leyes que las protegen y que las van a ayudar a salir de ahí. De eso se trata. Proteger esas leyes. Seguir legislando contra estos abusos. Y no permitir que nadie intente volver atrás

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: